Haddad consolida su favoritismo

- 28 de septiembre de 2018 - 00:00

En la encuesta de Ibope para la Red Globo de esta semana, por primera vez Haddad supera a Bolsonaro en la segunda vuelta, con 43% en contra de 37 del candidato de la derecha. Se confirma entonces la tendencia que se había dibujado desde cuando Lula, hace menos de dos semanas, lanzó a Haddad como su candidato. Desde entonces el panorama electoral ganó nuevos contornos.

Haddad tuvo que salir de los índices bajos, mientras Bolsonaro asumía el liderazgo de las encuestas. Todo tipo de especulación se hacía en los medios de información: desde que Bolsonaro podría ganar en primera vuelta, hasta que Ciro Gomes podría disputar con él en segunda vuelta, dejando fuera al candidato del PT y de Lula. El extraño atentado a Bolsonaro alimentaba especulaciones de su eventual victoria.

Pero mientras tanto Haddad ha hecho una notable campaña de masas, viajando por todo Brasil varias veces, con manifestaciones populares dignas de las de Lula, como representante del expresidente. Las imágenes, censuradas por los medios, circulaban rápidamente por los medios alternativos. Haddad asumió un discurso basado en el programa elaborado directamente por él y por

Lula, de profundas e inmediatas reformas, sumado a la cancelación de las leyes aprobadas por el gobierno de Temer, que fueron cautivando rápidamente al pueblo.

A menos de dos semanas de la primera vuelta, el escenario electoral se va aclarando. Las encuestas siguen dando a Bolsonaro el liderazgo en la primera vuelta, con Haddad cada vez más cercano de él y más distanciado de Ciro Gomes, proyectando una segunda vuelta entre Bolsonaro y Haddad.

Ahora ese escenario favorable a que Brasil pueda revertir la grave derrota que sacó a Dilma de la Presidencia y que puso preso a Lula, se va volviendo realidad. Se acerca la situación increíble de que Lula, preso y condenado por un proceso sin pruebas, después de liderar todas las encuestas, y sin poder ser candidato, designe a su exministro de Educación y lo va a elegir presidente de Brasil.  

Y Haddad, hijo de inmigrantes libaneses, que trabajó durante 10 años en el comercio con su padre, egresado de cursos de derecho y economía, con posgrado en ciencia política y filosofía está cerca de convertirse en presidente de Brasil.

Se mantiene tranquilo, absolutamente fiel a Lula, a quien visita varias veces a la semana, confiando que su victoria será también el marco que permitirá liberar a Lula y tenerlo a su lado en la reconstrucción de Brasil. (O)