Good bye and good luck, Mr. Assange

- 15 de abril de 2019 - 00:00

La desmemoria, la sensiblería, aupadas con ideologías y espíritu de cuerpo, pueden ser mortales y desembocar en indignaciones pueriles.
Enloquecidos por Julian Assange, por “sus derechos”, ¿Cuando en Ecuador se matan alrededor de tres personas diariamente? Entonces, la preocupación por Derechos Humanos podría decir para empezar, que es alguito sesgada y a conveniencias.
Recordemos que el señor Assange fue inculpado en Suecia por un caso de supuesta violación (2010), a todo esto, el hacker ante cualquier acusación hecha en su contra, hasta la actualidad se declara inocente de todo. ¿No notan nada de raro todavía?

En 2017 se cerró la investigación en dicho caso, por las dificultades que presentó el Estado ecuatoriano para llevar a cabo las indagaciones. Y es curioso al día de hoy, cuando a los casos de abusos sexuales se les da cobertura y validación a lo que dicen las víctimas, con Assange simplemente se le haya echado tierra.

Es una pena por el fundador de WikiLeaks, sin embargo, que ni siquiera se le pudo someter a investigación. Me dirán que soy un ingenuo, que me falta historia, datos, que aquella acusación era puro montaje, que “traiciono a la humanidad y a Latinoamérica”, etc. Puede ser, pero también puede ser que haya alguien que crea estar sobre toda ley, que, si puede burlar sistemas de seguridad nacional, también creería que puede abusar de alguien.

De la misma manera también puede haber alguien abusada por el señor hacker, que nunca tuvo justicia y que apenas se enteró que retiraron asilo al tipo, pidió la reapertura del caso.

Dudo de las intenciones del asilo en primera instancia, que el Gobierno que se ha catalogado como el más corrupto de la historia republicana del Ecuador, le haya dado asilo político al mejor hacker del mundo por “causas nobles”.
A todo esto, no hay que preocuparse demasiado. La suerte del australiano polémico de pelo blanco estuvo labrada por él mismo desde un inicio. Es posible que lo único que enfrente sea un cambio de claustro. Next! (O)