Gagarin, pionero de los cosmonautas

05 de abril de 2011 - 00:00

El 12 de abril de 1961, la Unión Soviética sorprendió al mundo al abrir la ruta a las estrellas con el lanzamiento del Vostok, tripulado por Yuri Gagarin, quien, luego de pronunciar el histórico "¡Vámonos!", durante 108 minutos orbitó el planeta a una velocidad de 27.400 km por hora. Catorce minutos después comunicó que la ingravidez no parecía producir efectos secundarios. "¡La Tierra es azul...! Pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos", dijo mientras volaba.

Al inicio del vuelo sobre África, el Vostok reingresó a la atmósfera mientras el peso del cosmonauta se multiplicaba por diez; por efecto de la fricción, las llamas  envolvieron la nave, cuya temperatura alcanzó los 1.000 grados, pero en su interior era apenas de 20. El paracaídas frenó la caída y Gagarin aterrizó en Siberia a las 10.20 h del mismo día, luego de convertirse en el primer hombre que vio en su totalidad a nuestro planeta y en un héroe para toda la humanidad. Una campesina que lo vio retornar le preguntó: "¿Vienes del espacio?" "Sí, pero no se alarme, soy soviético", le contestó. Culminaba así el proyecto propuesto en 1958 por Serguei Koroliov, cabeza del programa espacial de la URSS. Por representar un antes y un después en la historia del hombre, la Federación Aeronáutica Internacional conmemora cada 12 de abril el Día Mundial de la Astronáutica.Gagarin nació en 1934 en una granja colectiva de la región de Smolensk.  Su madre era una lectora voraz y su padre un hábil carpintero. “La familia en la que nací es ordinaria, no se diferencia de los millones de familias de trabajadores de nuestra patria”, escribió él. Se formó como moldeador fundidor y fue obrero metalúrgico, algo de lo que se sentía orgulloso. En 1954 se inició como piloto y en 1955 ingresó a la Escuela Militar de Oremburgo, en los Urales, allí se conoció con Valentina Goriácheva, su futura esposa. En 1959 fue aceptada su candidatura a cosmonauta y a partir de 1960 fue sometido a duros entrenamientos y pruebas para determinar su resistencia física y psicológica. Junto al grupo que se preparaba para los vuelos espaciales recorrió el largo camino de las cámaras de privación sensorial, de las centrífugas y de los simuladores del estado de ingravidez. Nadie sabía nada acerca de la influencia del cosmos sobre el hombre y ni siquiera Koroliov podía garantizar que la empresa se llevaría a cabo sin problemas, pero hubo que dar el primer paso, y se lo dio. La elección de Gagarin se debió, entre otros factores, a que poseía un rostro que reflejaba bondad y espíritu abierto.

En 1966, Gagarin comenzó a prepararse para la siguiente salida al espacio, pero falleció el 27 de marzo de 1968; el MiG 15, en el que realizaba ejercicios junto con su instructor Vladímir Serioguin, se estrelló a unos 150 km de Moscú. Actualmente, con la popularidad del 35%, Gagarin es el personaje más querido por los rusos. Su nombre lo lleva una ciudad, un cráter de la cara oculta de la Luna, un asteroide, un buque de investigación, un centro del entrenamiento de cosmonautas y muchas calles, plazas y escuelas en toda Rusia.