La foto

- 10 de septiembre de 2019 - 00:00

Rebuscando entre papeles olvidados, sorpresivamente me encontré con una foto que me trasladó en el tiempo. Tiempo transcurrido. El pasar inevitable del tiempo es un agobio. ¿De dónde viene el tiempo? ¿A dónde va? En la foto estamos en el festejo de mi cumpleaños.

Es una foto que recuerda la alegría de la amistad. La foto tiene unos treinta años. Pasa y pasa el tiempo. Desde esa fecha hasta acá tantas cosas ocurridas. Ya no somos jóvenes y las circunstancias nos han dejado huellas y marcas. La vida trayendo sus sinsabores, realizaciones, atrasos, cumplimientos.

Ese significado importante que tiene en la vida el cumplir. Cumplir tiene que ver con la responsabilidad. Del saber qué hacer. De asumir retos y desafíos. Hace treinta años no tenía hijos y pensaba que el periodismo era la expresión de la libertad. Sentía que el ejercicio del periodismo era la búsqueda y la transmisión de la verdad.

Me sentía orgulloso de ser comunicador, de opinar para tratar de ilustrar a los oyentes o lectores que hay una verdad oculta en los hechos y que si nos damos cuenta podemos saber las intenciones secretas de la verdad a medias y las mentiras. Tenía una fe viva en mi trabajo periodístico que lo ejercía en radio Caravana. Lo hacía lo mejor posible. Esa pasión de entregarlo todo por una causa: la verdad. Treinta años después sigo buscando la verdad, que se pierde en los caminos de subidas y bajadas que nos trae y nos da la vida.

En la foto que un día se extravió y otro día apareció estoy junto a William Ludeña, actual director de noticias de Radio América FM, y de Pablo Orellana, ejecutivo del Banco del Pacífico. Desde hace más de treinta años amigos entrañables y comunicadores. Juntos en la aventura de vivir. Estamos vivos y hay mucho que contar y cantar. Esta foto tiene el poder mágico de recordarnos el uno al otro y que estamos para la paz y la prosperidad.

¿De dónde vienen las cosas? ¿Qué es lo que viene? Viene, siempre viene algo. En ocasiones se demora, se extravía, se pierde o nunca llega. Quién lo sabe, quién sabe del destino. La foto con mis amigos es un homenaje a la amistad, ese bien dado a los hombres y mujeres para acompañarnos en esta dicha de vivir y padecer también. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: