Todo lo que amo debe morir

- 24 de junio de 2020 - 00:00

Así titulaba el principal tema del grupo español Fangoria, en su álbum Una Temporada en el Infierno. La letra comenzaba con… Y no es nada extraño viniendo de mí. Todo lo que odio me hace sonreír/Se parece tanto a eso que yo fui. /Y por mucho que he intentado cambiar, / La pereza puede más. Es tan cómodo llorar y culpar/A la mala suerte, a la fatalidad. / No soy yo, son los demás. El título del álbum se inspiró en la famosa frase de Sartre “El infierno son los otros”.

Precisamente cuando estamos, como humanidad, a punto de descubrir la vacuna contra un virus que aún no acaba de ser descifrado, presenciamos una conflictividad de baja, mediana y alta intensidad. Estamos frente al resurgimiento de una nueva versión de la guerra fría. Esta vez, la nueva adaptación ha involucrado a América latina de manera directa.

Estados Unidos vive enfrentamientos salvajes entre grupos supremacistas, la policía, una izquierda sospechosa, los Antifa y los herederos del black power ancestral.

Siguiendo el mismo patrón, observamos enfrentamientos entre tropas chinas e hindúes. Enfrentamientos intermitentes entre las dos Coreas. Escalamiento progresivo de violencia urbana en las principales capitales sudamericanas provocada por el hambre y el desempleo.

Todo apunta a que el confinamiento ha terminado. Y ha terminado para los desposeídos. Pero también ha terminado para los dueños de los medios de producción. Sin producción, no hay empleo y sin empleo solo habrá más hambre y más miseria.

La psicóloga cultural Michele Gelfand, sostiene que frente a la incertidumbre y al peligro, en momentos como estos, las sociedades en lugar de flexibilizar sus posiciones se encierran en sus fortalezas. Fortalezas construidas con valores, con certezas que les permite crear su propia identidad siempre despreciando a los otros. Es en este el momento en que, según Gelfand, el espíritu tribal se hace cargo de la situación crítica. Es ese "otro" que, por supuesto no somos nosotros, es la fuente de todos los males.

Se confirma lo que dice el grupo Fangoria en su última estrofa: Es curioso con qué facilidad/ Nos autoengañamos para evitar/Afrontar lo que es verdad:/Que soy yo, no los demás. (O)

Medios Públicos EP