Las preguntas incómodas

- 05 de diciembre de 2019 - 00:00

Escribo desde hace muchos años mi columna sobre los temas que soy más afín: académicos, gerenciales y empresariales; sin embargo, no puedo dejar de lado aquellos que interesan a mis lectores y son los que nos afectan en nuestra vida diaria. Eso fastidia muchas veces a familia, amigos, colegas y a ciertas autoridades.

Para la mayor parte de las personas, aquellas que no gozan con el dolor o la vergüenza ajena, hacer preguntas incómodas es una labor ingrata, así como denunciar aquello que es incongruente con la realidad del país y eventualmente, no es ético.

Pero esas preguntas incómodas y la denuncia de temas impopulares y formularlas de una manera pensada y sobre todo respetando la dignidad del interlocutor o del actor del tema, es un deber del periodista y de quien hace opinión. Lo opuesto sería un ataque que tendrá como respuesta una negación, revancha o silencio, lo cual no es el acto del periodismo de opinión que tiene como objetivo que la información circule en forma honesta, fluida y permita al lector tomar decisiones adecuadas.

Los levantamientos en Ecuador, Chile, Bolivia y ahora en Colombia, por mencionar algunos, originaron un torrente de publicaciones, cada cual con una tendencia distinta. Esto me hizo recordar lo que leí en un texto de periodismo cuando empezaba a escribir columnas de opinión y las expresaba en mi programa radial: “En muchas ocasiones, el periodista (y sus editores y el medio para el que trabaja) deberá interpretar el caudal de información que reciba para entregar las claves con que la ciudadanía podrá decodificar el lenguaje técnico, enredado o ambiguo que entregue la fuente original…”

Lamentablemente las redes sociales como el Twitter y el WhatsApp han hecho que los medios masivos de comunicación estén casi en obsolescencia. La noticia se transmite en segundos y la prensa escrita, los noticieros, son periódico de ayer, lo cual obliga que el periodista sea más que un informador, un intérprete de la realidad de su entorno. Es por eso que el periodista debe hacer la pregunta incómoda y denunciar los temas impopulares. Yo lo seguiré haciendo con honestidad y respeto. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP