El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.18/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Valdivieso Vintimilla

Este día…

09 de abril de 2021 00:00

Este miércoles 7 de abril se celebra nuevamente el Día Mundial de la Salud, decretado por la Organización de las Naciones Unidas en 1948, en medio de nuevos picos de contagios de coronavirus en todo el mundo y con más de 2,87 millones de fallecidos desde que inició la emergencia. Esa es la noticia que fluye en las redes sociales y en los organismos de salud en el mundo y por supuesto  acá en la tierra de la indolencia también se hacen eco y lo celebran con bombos y platillos.

Y mientras tanto en la mitad del mundo, en la Atenas del Ecuador una mujer con su tapa boca y cabeza arrimada a una banca de un hospital, cabizbaja, fatigada por el dolor de la enfermedad y el dolor del alma por la indiferencia de sus administradores, espera que alguien le llame, le atienda, y celebra de esa manera el día mundial de  la salud.

Es ese ser humano de la banca del hospital el que también está en las  afueras de una iglesia pidiendo una caridad en nombre de un Dios  que no sabe como se llama pero que le pintaron históricamente como blanco y barbado y de ojos azules; ese Dios que no le escucha porque al parecer está bastante ocupado con tanto ruego de seres humanos que le piden misericordia.

Dos lugares en donde la misericordia que no es otra cosa que el amor al prójimo y se manifiesta en amabilidad, asistencia al necesitado y que debe ser  una práctica, está ausente. Sin lugar a dudas hay seres de piedra o de basalto, convertidos en mercachifles de la fe y del dolor de la carne, con las excepciones que siempre existen. Y por eso recuerdo a Borges decir: mi humanidad  consiste en sentir que somos  voces de la misma penuria.

Vivimos en una época tal de individualismo, que  una de las dificultades que afligen al mundo actual es que hay muchas personas dispuestas a meter su cuchara, pero pocas inclinadas a ayudar a hacer la sopa.

En homenaje al Día de la Salud, vale recordar lo que alguien también dijo, que un médico no es buen médico si  nunca ha estado enfermo.  Y para concluir, si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos. (O)

Las más leídas