El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.24/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Nathaly Pernett Vallejo

Empleo, la palabra de oro en toda campaña electoral

04 de febrero de 2021 00:00

Trabajo, trabajo y más trabajo; empleo digno, empleo para todos, ¡Qué  bien suena!, pero ¿qué se debe hacer para que ese ticket de oro se haga efectivo?

La mayoría de candidatos no han sido claros en decir cómo van a llevar a cabo sus propuestas, las cuales podemos dividir en tres grupos:

Las que buscan fomentar el empleo vía incentivos tributarios o generación de política publica que abran el abanico a otras posibilidades de contratación y que no riñan con las leyes de mayor jerarquía.

 

  • Reestructurar el sistema de contratos. (Lasso, Hervas, Celi)
  • Beneficios tributarios. (Andrade, Lasso, Sagnay)
  • Fortalecer, modernizar el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Peña, Larrea)
  • Fortalecer el teletrabajo (Romero)
  • Modernización de la negociación colectiva (Montúfar)
  • Inversión pública como generador de empleo (Velasco, Peña, Arauz)

Las que buscan incentivar el empleo vía desarrollo y crecimiento económico o el fortalecimiento del aparato productivo.

 

  • Reestructuración de la política agropecuaria para desarrollo sostenible. ¿Reforma agraria? (Larrea)
  • Política pública para emprendedores, negocios populares, mercados. (Lasso)
  • Fomento al turismo. (Lasso, Gutiérrez)
  • Fomento de la agricultura, pesca, industria y construcción. (Romero, Hervas, Montúfar)

 

Las que deben pasar por Asamblea

 

  • Contratación por horas. (Lasso, Hervas, Celi)
  • Reincorporar al sector público a todos los que fueron despedidos durante la pandemia. (Arauz)
  • Empresas de economía mixta entre Gobierno y trabajadores. (Montúfar)

 

No se puede crear empleo por decreto, hay propuestas reiterativas entre varios candidatos como la contratación por horas que requieren reformas legales a nivel de Códigos Orgánicos o a nivel Constitucional, lo cual significa pasar por Asamblea. 

Es conocido por todos que en este lugar es en donde por lo general entra en juego el famoso costo político y no la necesidad técnica o económica. Sumado a esto, está el hecho que, en caso de que el próximo gobierno no alcance acuerdos con el poder legislativo, con dificultad saldrán las reformas que se necesitan, esto sin contar con las certificaciones presupuestarias en materia de servicio público que se necesitarían para propuestas como la reincorporación laboral.

En los planes de gobierno no se habla de temas trascendentales como la jubilación patronal, la modernización del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y su sistema caduco, obsoleto y casi imposible de modificar, el fomentar la equidad y cerrar brechas de género, la capacidad de tener múltiples actividades, el pluriempleo, el trabajo autónomo que tanto nos ha beneficiado en esta pandemia, el trabajo remoto, la tecnología , entre otras lineas claras que trasciendan el slogan “reforma laboral” y aterricen en el qué, el cómo y el cuándo.

Si los empleadores actualmente no están obteniendo rédito económico en sus negocios por culpa de la pandemia, los excesivos impuestos, el mal clima de inversiones, el costo del capital, etc, no serán capaces de generar nuevos puestos de trabajo formales en donde los trabajadores tengan salarios justos, seguridad social con cobertura así sea por un día de afiliación. Por eso es muy importante que las propuestas que dicen que van a fortalecer el desempeño de las diferentes industrias, empresas o comercios y que van a fomentar el empleo digan con claridad cómo lo van a hacer.

Si los candidatos no tienen claro cómo implementar sus propias ofertas, por lo menos deben enviar un mensaje de estabilidad política y económica, con políticas públicas y reglas de juego claras, ya que esto generará confianza y fomentará la inversión nacional y extranjera en el país y por consiguiente la generación de las fuentes de empleo que nuestra sociedad demanda.

Simplemente, piense en país, infórmese y vote con responsabilidad, no piense que el 24 de mayo vendrá un Mesías porque el 25 de mayo iremos a trabajar como cualquier otro día, la diferencia estará en las políticas publicas bajo las cuales lo haremos los próximos cuatro años. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado