El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.31/Jul/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Jéssica Jaramillo

El bucaramato criollo

12 de junio de 2021 00:28

No todo se puede comprar en la vida, eso deberían aprenderlo quienes de la noche a la mañana acumulan activos, dinero y poder en esa lógica propia del capitalismo voraz que la extrema izquierda tanto deplora.

En una entrevista el periodista Andrés López le pregunta al Alcalde Removido ¿Cuál es su patrimonio, de cuánto estamos hablando?” y él evade su respuesta. ¿Por qué quien dice representar a los pobres, no trasparenta su patrimonio? Su discurso nos recuerda a aquella familia que durante décadas en este país se hacían llamar “la fuerza de los pobres”.

Y hoy, al puro estilo del bucaramato el Municipio de Quito está envuelto en abusos de autoridad, deficiente administración, mal uso de fondos públicos y hechos que nos trasladan a los años 90, a ese gobierno en donde se insultaban a mujeres y la política vivía una suerte de esquizofrenia colectiva; culpando a la “oligarquía”, a las “élites” para justificar la corrupción.

En este contexto, no extraña escuchar a Maldonado (ex candidata a la Alcaldía), rechazar la remoción y defender a Yunda. Sí, defender a Yunda y deslegitimar una herramienta creada por su propio compañero Hernández cuando promovía el COOTAD.  Como diría su propio líder: ¿Cuánta doble moral compañeritos?, se llenan la boca hablando del poder popular y cuando los ciudadanos lo accionamos ya no les gusta, ya no es legítimo. Su sectarismo los gobierna.

Maldonado dice que son menores las razones de la remoción, como si conocer del uso y destino de los recursos de la ciudad fuera un tema sin importancia. Esta claro que para ellos la participación ciudadana es solo un discurso, del que viven y sobreviven. 

Así se entiende claramente la carta de arrepentimiento suscrita por los concejales Soledad Benítez, Blanca Paucar, Luis Reina, Luis Robles y Orlando Núñez quienes no solo suplican a Arturo Cabrera no se toque a Yunda sino que a cualquier precio, sacrifican sus principios ideológicos para salvarlo y mantener el bucaramato criollo.

 

Contenido externo patrocinado