El aula universitaria: territorio del respeto

- 13 de mayo de 2018 - 00:00

Veinte años en la cátedra universitaria le permiten a uno reflexionar sobre la docencia, esa prodigiosa relación entre personas vinculadas por amor al conocimiento.

Partamos del hecho innegable de que no hay profesor sin estudiante y viceversa.  El uno no se explica sin el otro.

En esta relación, mutuamente nutricia, de un lado está un estudiante (o grupo de estudiantes) que acepta el rol de receptor de conocimiento, en el sentido positivo y activo del término, o sea una persona que voluntariamente abre su mente para acrecentar la cantidad y calidad de nociones, herramientas, métodos que le permitan, en un momento posterior, realizar una actividad o, simplemente, por el gusto de conocer. 

Del otro lado está el docente: una persona que lleva una ligera ventaja sobre el estudiante, en razón de la experiencia que le han dado sus años de vida (el profesor suele ser de mayor edad que el estudiante), en cuanto al cúmulo de conocimientos en el ámbito específico del saber en que enseña; parte de los cuales él mismo adquirió estando sentado frente a un profesor.

Sin embargo, el docente es solamente un guía y no posee todas las respuestas. Y es posible que, en ese u otros ámbitos, el estudiante pueda conocer mucho más que el profesor, pues la brecha del conocimiento en tiempos de internet y comunicaciones instantáneas se ha reducido sustancialmente. 

La posición de profesor exige siempre una dosis de autoridad, la mínima para poder mantener el necesario orden en el ejercicio académico, que debe ser asumida como responsabilidad y no como privilegio.

 La humildad es el mejor antídoto contra el autoritarismo: partiendo de la posibilidad real de que el estudiante esté en lo correcto y el profesor equivocado, la docencia se vuelve un intercambio entre iguales y el aula de clases se constituye en territorio del respeto, respeto por la persona y respeto por sus ideas, un espacio único donde campea el derecho a sostener cualquier idea, mientras más descabellada más rica. (O)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: