“Nuestra unión será leyenda”

- 31 de agosto de 2019 - 00:00

Efraín se acongojó de la emoción en la Audiencia del 28 de marzo pasado en la Corte Constitucional, cuando debía argumentar su caso ante una sala llena de parejas que buscaba que la justicia constitucional les otorgue su derecho a casarse, impedidos por su orientación sexual. Él ha sido otro de los activistas que durante estos últimos años ha luchado porque la igualdad expresada en normas constitucionales se cristalice para personas de las diversidades sexuales.

Efraín Soria es el presidente de la Fundación Ecuatoriana Equidad, una organización que creó hace casi 20 años con el fin de educar en temas de salud vinculados al VIH-SIDA, dolencia que mermó la población LGBT del mundo, debido a la falta de políticas públicas orientadas a su prevención y también a los prejuicios; y eso implica educación.

Efraín se interesó justamente en el tema, porque era psicólogo educativo en la escuela Roberto Arregui de Quito. En algún taller sobre el VIH por el año 2000 se motivó a trabajar en la temática de defensa de derechos LGBT. Conoció a Orlando Montoya, uno de los artífices del movimiento por la despenalización de la homosexualidad en Ecuador y juntos crearon Equidad.

Desde entonces, eso se convirtió en su causa de vida. Este sábado 31 de agosto de 2019, Efraín, junto a su pareja por más de 10 años, Javier Benalcázar, se casarán y su “unión será leyenda”, así reza la invitación. Eso debe ser razón de regocijo -porque su lucha ha significado un trabajo enorme de dedicación-, pero también es emotivo porque tras largas jornadas de trabajo y de activismo, de sensibilizar gentes que ni siquiera conocía, de hablar con periodistas, educadores, políticos, autoridades, organizaciones sociales para hablarles de los derechos LGBT que eran impensados, ¡al fin valió la pena!

Pero como psicólogo educativo, Efraín está convencido de que el acceso al matrimonio para personas LGBT es un pequeño logro para superar la discriminación, pues cree, como todos, que una educación desde la infancia, que cambie la visión de los prejuicios, contribuirá a tener una sociedad sin visiones estigmatizantes. Felicidades, Efraín y Javier. (O)