La educación deteriorada

- 28 de octubre de 2018 - 00:00

El desarrollo del Ecuador solo será posible con educación de calidad y sostenida en el tiempo. El pasado gobierno tuvo la fuerza política para progresos sustanciales pero la retórica fue mayor que los resultados.

En la educación superior se inauguró un acoso a las universidades, con controles y condicionamientos atentatorios a la autonomía universitaria. A base del miedo se logró coartar a la educación universitaria a la que se le obligó a convertirse en recaudadora de actas, papeles y oficios que “prueben” lo correcto de su operación. La funesta Ley Orgánica de Educación Superior de octubre de 2010 ha sido reformada pero las modificaciones son insuficientes.

En la educación básica se invirtieron 803 millones de dólares para construir las “escuelas del milenio”. Inversión de resultados dudosos más aún cuando se las hizo en desmedro de las escuelas comunitarias que fueron cerradas. La movilización de los niños a las nuevas escuelas, lejanas y de difícil acceso, ha estado repleta de dificultades y ha conspirado para que la matriculación no mejore. Por otro lado, la evidencia de progreso en los resultados académicos es casi nula.

En la educación secundaria se implementó, desde 2012, el Bachillerato General Unificado, experimento sustentado en la idea de eliminar las “especializaciones” de antaño: químico-biólogo, físico-matemático y sociales para dar lugar a un núcleo común. En 16 años de análisis de exámenes de ingreso a una universidad particular hemos visto que, a pesar de aumentar sensiblemente el número de abanderados que postula, el promedio de los resultados se ha deteriorado.

Es hora de que, abstraídos de dogmatismos ideológicos y revanchas políticas, expertos en educación se reúnan a trabajar una propuesta que se constituya en política de Estado y se sostenga por muchas décadas. Si se trata de filosofía educativa, en los niveles de educación básica y media hay muchos sitios a dónde mirar y de quiénes aprender como Singapur, Japón, Finlandia, Corea del Sur y Estonia; en educación superior los mejores ejemplos están en Estados Unidos, Reino Unido y Alemania. Hay que emular, adaptar y ejecutar lo que otros países ya han hecho bien y no pensar que cada nuevo gobierno encuentra la piedra filosofal. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: