El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.28/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Santiago Carranco Paredes

Ecuador y la Alianza del Pacífico ¿Por qué adherirnos a un nuevo proceso de integración regional?

28 de septiembre de 2021 00:45

La integración regional expresa la voluntad de las naciones, que en un contexto específico se vieron obligadas o motivadas a cooperar en favor de un interés en común, ya sea para solventar un inconveniente emergente o consolidar un proyecto de desarrollo a futuro. Estos procesos no son ajenos a las antiguas civilizaciones. No obstante, la referencia que ha marcado la noción de integración regional contemporánea es la Unión Europea (UE). Un proceso que se forjó para mantener el orden post-guerra, promoviendo por medio de un ente regulador regional, un adecuado mercado para el carbón y acero.

El éxito de la UE, más allá de sus problemas actuales es innegable, no solamente porque se han convertido en una unión monetaria y política, ya que también lograron consolidarse como una región de paz. No obstante, el modelo burocrático europeo no ha logrado dar resultados en otras regiones. A su vez, esto ha contribuido para que, en espacios como el latinoamericano, se comiencen a generar una gran cantidad de procesos de integración que pretenden diferir con el etapismo europeo. Entre ellos, por mencionar algunos, ALBA, UNASUR, y la lista puede continuar. Muchos de estos procesos, tuvieron un gran impulso político en su momento, pero con el paso del tiempo quedaron abandonados. Lo que genera la pregunta.

¿Por qué la Alianza del Pacífico podría tener un resultado diferente?

La respuesta está en lo innovador del mecanismo de integración regional Alianza del Pacífico, que demuestra una simpleza institucional y burocrática. Esto permite que sea la sociedad civil la que logre el proceso de integración, dejando al Estado como el organizador y generador de espacios de coordinación. En este sentido, la Alianza del Pacífico representa menos gastos corrientes para los Estados que la integran, pero genera los mismos beneficios de un mercado regional común.

Que el Ecuador acceda a este mecanismo, le permitirá ser parte de un mercado de 230 millones de personas, que representa el 40% del PIB de la región latinoamericana y atrae el 38% de las inversiones extranjeras. Además, se consolidaría un bloque regional con una importancia geopolítica estratégica para integrarse a las redes de producción global con la cuenca del Pacífico. Por esta razón, el gobierno ecuatoriano ha puesto la inclusión del país a la Alianza del Pacífico como primordial en su agenda de política exterior.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado