El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.27/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fausto Segovia Baus

Dos temas urgentes para la educación

22 de septiembre de 2021 00:51

El mejoramiento de la educación es un tema recurrente. Uno de ellos –el más importante- es asociar el proyecto educativo nacional a la calidad con equidad. Hoy, por razones de espacio, me refiero a dos temas emergentes, de coyuntura, que el gobierno debería asumirlos con urgencia:

-El Consejo Nacional de Educación (CNE). Durante los gobiernos de Rafael Correa y Lenin Moreno, el CNE no fue estructurado ni convocado, pese a existir norma legal expresa, según la Ley Orgánica de Educación Intercultural (Art. 23). Como se sabe el CNE es el organismo “permanente de orientación y consulta de la Autoridad Educativa Nacional”. Está integrado por titulares de la Autoridad Educativa Nacional, del sistema de educación intercultural, del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, la Secretaría de la Educación Superior, de la Secretaría Nacional de Planificación, así como delegados de las Municipalidades, magisterio público, privado y fisco misional.

-Las competencias. El Art. 27 de la Constitución establece que “la educación se centrará en el ser humano […] y estimulará el desarrollo de competencias y capacidades para crear y trabajar”. Y la Ley Orgánica de Educación Intercultural, de conformidad con la Carta Magna (Art. 6, literal x), dice: “Obligaciones. Garantizar que los planes y programas de educación inicial, básica y el bachillerato, expresados en el currículo, fomenten el desarrollo de competencias y capacidades para crear conocimientos, y fomentar la incorporación de los ciudadanos al mundo del trabajo”.

No es admisible que el Ministerio de Educación trabaje sin política pública aprobada y conducida por el Consejo Nacional de Educación (CNE), que vigile la correcta aplicación de los programas-presupuesto del sistema educativo. Aclaro que las disposiciones constitucionales y legales son mandatarias; por lo tanto, de carácter obligatorio. De no cumplirlas podría intervenir la Corte Constitucional, Art. 436 de la Constitución, a petición de parte, y Art. 439, que “las acciones constitucionales podrán ser presentadas por cualquier ciudadano individual o colectivamente”.

Esta situación podría evitarse, si el gobierno nacional, consciente de la jerarquía y pertinencia de estos temas, ordena al ministerio de Educación la inmediata convocatoria al CNE y, a través de este organismo diseñar una estrategia integral para el diseño y puesta en marcha del Proyecto Nacional de Educación por Competencias, con una reforma integral del currículo, en sometimiento a los cuerpos legales mencionados.

Un mecanismo que me permito sugerir –como simple ciudadano antes que como ex ministro de Educación- es que se promueva, lo antes posible, un Tanque de Pensamiento o “thing-tank” –que es un laboratorio de ideas- con intervención de la ciudadanía, los profesores, los padres de familia y los sectores interesados en la educación, para debatir y promover acciones emergentes, en esta nueva etapa post pandemia denominado “sistema híbrido”.

¡Y, por favor, señora ministra, escuche a los ciudadanos!

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado