El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.24/Jun/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Bernardo Sandoval

Democracia y diálogo

24 de mayo de 2020 00:00

La democracia es un mal sistema de gobierno, no obstante, el mejor que disponemos. Lo dijo Winston Churchill. También dijo que el mejor argumento contra la democracia es hablar cinco minutos con el votante medio. Esta aparente paradoja ratifica el principio de que, a pesar de que el voto sea poco calificado en conocimiento y análisis, el proceso democrático, sustentado en elecciones libres, le permite al ciudadano votar diferente en la siguiente elección, mantener la continuidad del sistema y evitar el caer en el drama de los golpes de Estado o de las dictaduras. El voto es arma poderosa. La llamada “ley del péndulo”, criticada porque revelaría la inconsistencia del voto ciudadano, es la manifestación del poder del voto y, aunque parezca extraño, permite, en el tiempo, alcanzar la madurez democrática como lo han demostrado los países con elecciones libres, sostenidas en el tiempo. Ocasionalmente hay resultados aberrantes como la elección del señor Donald Trump pero, anhelo, el propio voto ciudadano, determinará su salida.

La demagogia es una aberración consustancial al sistema electoral. En todo el mundo la demagogia constituye recurso efectivo para ganar elecciones, más aún si el candidato posee esa peligrosa combinación de “carisma” y verbosidad. Vemos hoy cómo pululan los políticos enunciando opiniones que prometen soluciones para salir del pantano; asertos impracticables pero melodiosos para el votante medio, al que se refería Churchill. Ante la demagogia, el diálogo es contraste alentador siempre que la capacidad de escuchar prevalezca sobre la de hablar.  El diálogo implica que los actuantes conciban la disposición a ceder, de otro modo, la intransigencia destroza sus resultados. En octubre de 2019 recibimos una cátedra, en intransigencia y prepotencia dialógica, en tiempo real, por el tándem de expertos, Vargas e Iza.

En febrero de 2021, el Ecuador se pone a prueba.  ¿Quién quiere gobernar en las condiciones actuales?: El patriota honrado dispuesto a sacrificar su imagen y ser objeto de escarnio o quienes cual hienas o buitres están dispuestos a medrar aunque sea de  periostio y cartílago. Usted, votante, tiene la palabra. (O)

Contenido externo patrocinado