El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.29/Nov/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

¿De delincuentes a enfermos?

21 de noviembre de 2020 00:00

Mi amigo Efraín Soria de Fundación Equidad suele repetirme esta frase: “en 1997 dejamos de ser delincuentes y pasamos a ser enfermos”, en alusión al día en que el Tribunal de Garantías Constitucionales (TGC) de la época, dictaminó la despenalización de la homosexualidad en Ecuador, declarando inconstitucional el artículo 516 del Código Penal. Sin embargo, de histórica, dicha resolución aún dejaba entrever prejuicios.

No sabremos el autor del artículo 516 ni quienes votaron por este artículo oprobioso. El caso es que estaba redactado para apuntar a los hombres homosexuales como delincuentes. “Los dos correos”, mencionaba; y en lenguaje jurídico significa los responsables de un delito. Pero el TGC al eliminarlo, dictaminó, en cambio, algo así como que ser homosexual no podía ser considerado criminal, sin embargo, al detenernos había riesgo de “contagio” al resto de hombres en un reclusorio.

Tomemos en cuenta que, en esa época, la mayoría de homosexuales arrestados eran los travestidos de entonces, las personas transgénero de ahora, por ejercer trabajo sexual; algo que igualmente ha dejado de ser criminalizado. Estas, también ejercían su trabajo o eran esclavizadas sexualmente en los CDPs, práctica que se mantiene en centros de reclusión, pero ese es otro tema.

El 516 apuntaba a penalizar el acto sexual en flagrancia entre dos hombres, y aumentaba la pena si el acto era hecho contra un menor de edad. Vinculando con ello la famosa creencia de que los homosexuales somos pedófilos por esencia. Absurdo basado en prejuicios religiosos, pero que aún pregonan grupos retrógrados. Esta norma dio pauta para que la policía de entonces cometiera abusos al detener a cualquier persona sospechosa de comportamiento homosexual, basada en prejuicios estéticos incluso.

Meses después al 27 de noviembre de 1997, la Constitución de Sangolquí garantizó la no discriminación por orientación sexual, superando al dictamen del TGC. Estos procesos no han sido un “regalo” de la sociedad; ha sido producto de una lucha, de un trabajo de hormiga de poblaciones LGBTI, de las muertes por prejuicios.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado