El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.1/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Edwin Hidalgo

Cuenca y la “LL”

03 de noviembre de 2020 00:00

¡Viva Cuenca! Una característica del acento cuencano es la pronunciación palatal (en el paladar) de la LL. La tendencia mundial en español es el yeísmo: calle se convierte en [ká.ye]. Antes en Quito pronunciábamos la LL  como ZH  (como la J francesa o inglesa), es decir, como pronuncian los argentinos. La equivocada idea de que eso era de origen indígena hizo que las nuevas generaciones sigan el yeísmo. Volviendo a Cuenca, la LL es palatal como en el español del siglo XVI, como en Loja, como en Tulcán, como en Pasto, como en la Sierra de Bolivia, lugares que fueron aislados en épocas coloniales.

Lástima que algunas adolescentes cuencanas ahora pronuncien [ká.ye]. ¿Cómo sabemos que esta es una característica antigua del castellano, luego convertido en español? La LL palatal se conserva en otros idiomas latinos, como italiano (GL) y portugués (LH). Veamos la palabra “maravilla”.  Es “meraviglia” en italiano y “maravilha” en portugués, en ambos casos con sonido palatal, como fue en el español del siglo XVI y todavía es para la mayoría de cuencanos. Río de Janeiro es “cidade maravilhosa” en portugués. En cambio, en francés es “merveille” con un sonido final convertido hoy en Y.

El español de Madrid copia todo a los franceses y por eso se impuso el yeísmo. ¿No me creen que Madrid copia todo a París? Fíjense en una expresión muy madrileña: “hostia”. Bueno, pues esta expresión llevaron a España los invasores franceses en 1808. Era una reacción revolucionaria francesa contra el clero corrupto y se impuso en toda España.

En Francia desapareció la expresión, pero España la conservó. ¿Cómo sabemos que esa expresión era francesa? Porque en 1774 Francia entregó Quebec a los ingleses y la aristocracia volvió a París. El pueblo que se quedó en la provincia canadiense empezó a usar expresiones vulgares revolucionarias como  “osti” (hostia) que se conserva hasta hoy en Quebec. España invadida por los franceses causó que se diera el golpe anti napoleónico en Quito el 10 de agosto de 1809.    

Contenido externo patrocinado