El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.30/Nov/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Jessica Jaramillo

Crisis política y democracia

16 de octubre de 2021 00:27

No es la primera vez que varias facciones de poder confrontan, pero en el Ecuador el conflicto debe analizarse a la luz de la democracia, esa que pocos practican.

Pero ¿Qué es la Democracia? En sentido primario es una forma de Estado y gobierno; sin embargo, Sartori se refiere a ella en su sentido más amplio, así la democracia social es aquella que promueve condiciones de equidad, la democracia económica plantea la eliminación de la extrema pobreza y la redistribución de la riqueza para el bienestar. Y finalmente la democracia política es el todo, conlleva tanto el sentido social y económico, así como la vigencia de libertades.

Pero sobre normas para minar la desigualdad, el desempleo, la pobreza no hemos escuchado a ninguno de los “líderes” en conflicto.

El correísmo busca meter la mano a la justicia para lograr el retorno de su “líder” -al estilo del bucaramato-; mientras los socialcristianos pretenden mantener el poder sin gobernar, como en los últimos 30 años.

Pachakutik en cambio tiene una oportunidad histórica que la está perdiendo, puesto que es la primera vez que presiden el legislativo, donde puede trazar la cancha al gobierno aprobando leyes que beneficien al país, a los campesinos, las mujeres,  pequeños productores, al agro.

Sin embargo han preferido quedarse inmóviles mientras su dirigencia sucumbe a la política, que pese a la legitimidad de sus demandas evitan el diálogo y acuerdos; y sus asambleístas develan sus conflictos éticos.

El gobierno por su parte carece de un operador político que tienda puentes, dirija la estrategia del oficialismo y evite el desgaste del Presidente, quien al parecer es usado por sus ministros como fusible y no al revés.

Por el bien del país la crisis provocada por los “lideres” de las facciones de poder y presión debe terminar, el país necesita reactivarse y se requiere nobleza, anteponer el interés del país y ceder posiciones. Ojalá esos “líderes” entendieran lo que significa realmente la democracia.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado