El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.8/Dic/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fausto Segovia Baus

Conflictos en la era digital: nuevos comportamientos

15 de agosto de 2020 23:59

¿Bastan los derechos, la política y la justicia para resolver los conflictos humanos? ¿Es que está naciendo un nuevo orden moral? ¿Solo la razón es su fundamento? ¿Vivimos un tiempo postmoral? Algunas referencias hacia la ética civil y la modernidad crítica, en el contexto de la era digital.

Los conflictos desde el punto de vista teórico no son buenos ni malos; simplemente existen. Y pueden ser tratados de manera espontánea o natural, o mediante estrategias planificadas. Lo cierto es que todos los seres humanos, sin excepción, debemos convivir con los conflictos y buscar formas creativas de superarlos con asertividad, resiliencia o resistencia activa.

El origen de los conflictos es complejo, pero los científicos del comportamiento humano lo ubican en la falta o ausencia de capacidades para afrontar las diferencias, en el pensar, en sentir y en el actuar. ¿Y dónde se aprende esa pedagogía?

. Alternativas

Las diversas formas de violencia que mencionan los medios de comunicación y las estadísticas sociales están –lamentablemente- en las propias familias, que son la caja de resonancia de todo el cuerpo social. A lo anterior se añaden –para bien o para mal- la incidencia del sistema escolar y las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC), en los comportamientos humanos y sociales.

Hoy, sin exageración, el mundo vive un vacío ético, donde la familia y la escuela -antes referentes necesarios para la formación de los ciudadanos- se desenvuelven en procesos de confusión generalizada. A ello se añaden la influencia notoria de ciertos medios de comunicación y las redes sociales.

Para Adela Cortina, filósofa española, la denominada ética de la modernidad crítica podría ser una alternativa, “porque las sociedades aprenden no solo a nivel científico, técnico o artístico, sino también a nivel moral: el reconocimiento de la autonomía personal, la dignidad que en consecuencia, a todo ser humano compete, los derechos humanos, el derecho imparcial, la forma de vida democrática se han incorporado a nuestro saber moral en un proceso que resulta ya irreversible, de modo que renunciar a todo ello significaría renunciar a nuestra propia humanidad”.

• Hacia una ética civil
El cuadro, entonces, es preocupante para unos, y libertario para otros. La resignación podría ser la actitud resultante para los primeros, que basan sus comportamientos en los dogmas, y la búsqueda y encuentro de una nueva era donde el mundo práctico reclama una ética –la de los mínimos- afirmados en los derechos humanos, para los segundos.

Como resultado, los fundamentalismos no solo están en decadencia por ser hijos de los dogmas, sino que las instituciones que, supuestamente, defienden esta ética han perdido su espacio moral y están cayendo en manos de los denominados poderes fácticos, que a nadie representan, o mejor dicho representan a intereses antes que a principios.

Es tiempo de crear una ética civil, la de los ciudadanos y ciudadanas formados para construir una sociedad más incluyente, donde la doble moral no sea la regla sino la excepción, y donde la democracia se respire por dentro sobre la base del descubrimiento del otro –la alteridad- y donde los derechos se sostengan en los deberes y responsabilidades correlativas.

• El papel de las tecnologías
El futuro está aquí, se dice con frecuencia. Las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) forman parte de esta revolución silenciosa, que contiene amenazas crecientes.

Las TIC han sido reconocidas por algunos especialistas como verdaderos “engendros” o “intrusos”, que han venido a quitar la paz y la tranquilidad de otrora, pues, según esa línea de pensamiento, es como si el mundo –con todas sus maravillas y penurias- se ha introducido en casa, y sobre todo, en nuestras conciencias.

Pero no todos piensan así. La mayoría considera que las tecnologías son nuestras aliadas para aprender, enseñar y desaprender, inclusive. Las tecnologías –se dice- son las herramientas para conocer y descubrir nuevos conocimientos; es una cultura que se gesta y, por lo tanto, ofrece nuevas posibilidades para transformar y transformarse. La idea es muy simple: no se trata de luchar contra las tecnologías –porque de alguna manera tenemos que convivir con ellas-, sino conocerlas y ordenarlas hacia un uso responsable, fundamentalmente ético.

Comportamientos digitales
Por eso resulta interesante advertir la existencia de políticas para mejorar nuestros comportamientos digitales, en aras de apreciar un uso sano, seguro y responsable de las tecnologías. Una de ellas se denomina: “Tus 10 comportamientos digitales” desarrollado por varias instituciones académicas, científicas, industriales, pedagógicas y comunicaciones, entre las que se destaca la Fundación Telefónica.

“Tu responsabilidad es igual de real en lo virtual” es uno de los principales eslóganes que se me mencionan en un programa original, cuya “iniciativa es el resultado del trabajo conjunto de varias organizaciones para consolidar los mensajes más importantes para el buen uso de las tecnologías de la información y de las comunicaciones (TIC). El público objetivo está constituido por adultos, profesores, maestros, niños, niñas y adolescentes y, en general, usuarios de las tecnologías”.

Se considera que esta estrategia “es un paso importante, para avanzar en la prevención de las agresiones y los delitos como la pornografía y la explotación sexual de menores a través de la Internet”.

• ¿Un código en ciernes?
“La necesidad de construir un código nació al identificar que existía un enorme desconocimiento y confusión respecto a las dimensiones e implicaciones de uso de Internet y otras tecnologías de la información y las comunicaciones.

Por esta razón, se decidió construir un documento que permitiera definir las bases de la ciudadanía digital en cuanto a su dimensión ética, para ser utilizado como guía de los mayores de edad (principalmente padres de familia y maestros) y para la divulgación y formación de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en el uso sano, seguro y constructivo de las nuevas tecnologías”.

Derechos y deberes
La iniciativa de “Tus 10 Comportamientos Digitales” persigue comunicar, de manera consistente, las bases del comportamiento de un usuario de tecnologías, invitando a que se haga un mejor ejercicio de los derechos y un buen cumplimiento de los deberes cuando usamos las tecnologías”. Queda claro que “los protagonistas son los valores e ideales que nos deben guiar en todas nuestras acciones en los diversos ambientes digitales como resultado del esfuerzo mancomunado entre entidades estatales, empresas privadas y entidades sin ánimo de lucro”.

“Tus 10 comportamientos digitales” están en versión para imprimir, cuentan con una guía para los maestros, con unas cuñas radiales, un video y otras herramientas para su divulgación que son de uso libre y que podrán ser consultadas y descargadas en www.tus10comportamientosdigitales.com.

• Un decálogo (recuadro)
1. Utilizo las TIC respetando a los otros, respetándome y haciéndome respetar.
2. Ejerzo mi derecho a la libertad y respeto la de los demás.
3. Hago uso de mi identidad de manera segura en mi interacción con otros, en los ambientes tecnológicos.
4. Protejo mi integridad y seguridad personal y la de los demás.
5. Soy responsable con mi intimidad y la de los demás.
6. Utilizo las TIC para el libre desarrollo de mi personalidad y mi autonomía, y a través de la reconozco y hago respetar mis creencias y pensamientos, y los de los demás.
7. Utilizo las TIC para mejorar mi calidad de vida, asegurándome de procurar un ambiente sano y pacífico.
8. Soy consciente de que los menores de edad requieren especial cuidado y acompañamiento en el uso de las TIC.
9. No utilizo las TIC para promover, consultar, ver, comprar, compartir actividades relacionadas con explotación de menores, pornografía infantil, prostitución infantil, trata de personas, promoción de conductas autodestructivas, organizaciones y/o actividades al margen de la ley o cualquier otra conducta que atente contra los derechos humanos.
10. Respeto los derechos de autor. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado