El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.7/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Edmundo Vera Manzo

Compras públicas: corrupción sin compasión

06 de junio de 2020 00:00

La corrupción en las compras públicas no ha aumentado con relación a otras épocas. Lo que sí ha llegado a nuestras vidas es una pandemia, que ha dirigido la atención y preocupación al descaro del tráfico de los diversos insumos sobre la salud, sin tener compasión con el pueblo ecuatoriano que requiere sus servicios. La más evidente: se ha generalizado el sobreprecio, que siempre tendrá la repercusión directa de reducir extraordinariamente la población a atenderse.

Las formas de corrupción en las compras públicas son múltiples, no nos referiremos a ellas. Pero sí señalaremos algunas medidas correctivas, que pueden ser implementadas.

1) Las máximas autoridades (ministros, prefectos, alcaldes, directores) deben ser los responsables de las compras que se realizan en sus dependencias. Que no digan como ahora “a mí no me corresponde”,” yo no sabía”. “yo soy técnico”, etc. Las máximas autoridades deben ser separadas, además de las sanciones legales.

2) Se centraliza las compras. Se eliminan las compras en múltiples niveles y diversas dependencias de la misma institución. Es mucho más fácil controlar a pocos, que a muchos, incluyendo la cadena de responsabilidad de compra que se aplicaría. Incluso por volumen los precios deben ser más bajos.

3) Se reintegre la capacidad de control previo de parte de la Contraloría General del Estado sobre los contratos y compras. Actualmente se “intenta” actuar después de la corrupción “detectada”, pero ya consumada.

4) Deben elevarse las sanciones monetarias, los tiempos de cárcel, las declaraciones de bienes de los funcionarios y sus parientes, y la prohibición de por vida para ejercer cargos públicos de los corruptos

Todo debería resumirse a “disminuir la cantidad de manos en la cadena de compra” y “tomar responsabilidad del manejo de los fondos del Estado Ecuatoriano. Pero esta es la teoría. Todos los funcionarios deben ser responsables político, técnico, administrativo, ético y moral. (O)