El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.18/Ene/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Duglas Rangel Donoso

Biden

10 de noviembre de 2020 00:00

El demócrata Joe Biden es el nuevo presidente estadounidense. Obtuvo la mayor cantidad de votos en urnas y en el Colegio Electoral. Una elección reñida, fuerte, agresiva. El presidente saliente Donald Trump, mal perdedor, ha denunciado un supuesto fraude electoral, sin mostrar prueba alguna sobre la veracidad de sus denuncias.

La elección de Biden devuelve la cordura a los Estados Unidos. La sensatez después de un gobierno desbaratado, impopular, impropio que presidió Trump. Él es un político populista, odiador de la prensa libre, enemigo de la migración, que propuso la construcción de ese vergonzoso e infame muro en la frontera mexicana. Resultó ser un incapaz para liderar un gobierno decente y coherente en los EE. UU.

Las instituciones en ese país son fuertes y están regidas por el estado de derecho y no por la política. Son instituciones sólidas, independientes de los partidos y los caudillismos políticos. Trump no pudo con esa fortaleza de las instituciones democráticas. Así lo entendió el ciudadano estadounidense que dio su voto masivo por Biden. Fue un voto contra Trump, no por la izquierda ni por el comunismo. Los EE.UU. son una sociedad regida por el trabajo ordenado y esforzado. Un improvisado como Trump no iba a atentar contra esa disciplina de liderazgo.

Quiero aclarar esto: Biden no es socialista ni comunista ni extremista ni un perturbado. Es un demócrata. Fue el vicepresidente de Obama y demostró en sus funciones liderazgo firme y decidido. Es un hombre de decisiones y sabe que su principal tarea es unir a los ciudadanos en un proyecto de respeto a los valores democráticos y principios de orden, trabajo y conocimiento que rigen la vida en la gran nación del norte.

Felicitaciones presidente Biden. Acuérdese de América Latina. Requerimos de ayuda y mucha asistencia democrática para mejorar nuestro sistema político, judicial, que nos ampare a los ciudadanos del avance delictivo del populismo y de los falsos valores que inspiran a muchos partidos políticos.