Bases para el balance del primer año

- 23 de mayo de 2018 - 00:00

Un año difícil por la transición, diagnósticos confusos, nuevos estilos y equipos del Gobierno, en medio de una coyuntura compleja, por los efectos del shock económico de los últimos años y el deficitario manejo de ciertas políticas económicas fiscal-presupuestarias y del endeudamiento externo.

Complicado por la confrontación en AP, provocada por exdirigentes convertidos en radicales opositores, coincidiendo con tradicionales adversarios; en medio de un fragmentado movimiento AP, al que nunca apoyaron para que se organice y gestione con eficiencia.

Al final, se han creado las condiciones para reiterar, ajustándolos, los grandes objetivos de la RC, lo que implica reorganizar y democratizar AP, tarea necesaria, en marcha, para legitimarse, y hacer frente a quienes pretenden volver al pasado.

Se han superado, en buena parte, las condiciones difíciles gracias al diálogo, acuerdos, y acciones en el ámbito social, construcción de miles de viviendas ajustes presupuestarios. Se elaboraron importantes proyectos y reformas legales.

Se preparan ajustes al contenido del plan económico de acción inmediata, que deberá ser productivo, sin afectar programas sociales y con visión productiva y de generación de empleo.

El Gobierno salió victorioso en la consulta popular, con la que se afianzó la función de participación ciudadana y control social, que algunos pretendieron eliminar. Están dadas las bases y el CPCCST debe ajustar su gestión para institucionalizar la evaluación de las políticas públicas y su ejecución y la rendición de cuentas.

La ciudadanía tendrá -por fin- incidencia directa en la organización del CPCCS y selección de autoridades. Se ha avanzado para la acción anticorrupción.

El Gobierno, con apoyo nacional, está saliendo adelante en defensa de la paz, tras la agresión terrorista de los narcotraficantes en la frontera norte.

Tras esta gestión, la agenda es clara: ejecutar el plan, sobre todo en lo fiscal y deuda externa; afianzar los cambios, impulsar proyectos sociales y ejecución de cambios, sobre todo agrario. (O)