Apagón en Venezuela, temor en Cuba

- 15 de marzo de 2019 - 00:00

Aquellos largos cortes eléctricos, el transporte público colapsado y los estantes vacíos de los mercados se han quedado grabados en la memoria de varias generaciones. Por estos días, las imágenes de Venezuela avivan ese fantasma en la Isla.

En el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, la gente anda a tientas, cocina la comida apurada para evitar que se le eche a perder por falta de refrigeración y 21 pacientes han muerto en los hospitales por falta de fluido eléctrico, según la ONG Médico por la Salud. La inseguridad en las calles se agrava con la falta de servicio eléctrico y la falta de cobertura móvil mantiene incomunicadas a cientos de miles de familias.

El Palacio de Miraflores culpa de la falla a un descomunal ataque de sus enemigos internos con “el apoyo y la asistencia de Estados Unidos” y dice tener pruebas que presentará ante Naciones unidas. Pero lo cierto es que desde hace una década, los apagones se han vuelto comunes en Venezuela y se han acumulado las voces de alarma que advierten sobre el deterioro de la red eléctrica. Los primeros testimonios y reportes que van saliendo indican que lo que comenzó el pasado jueves tiene más de desastre anunciado que de golpe desestabilizador.

El país sudamericano está viviendo momentos que pocos imaginaron hace dos décadas, cuando millones de venezolanos auparon a Hugo Chávez para la Presidencia. En estos días difíciles, en lugar de implementar un mecanismo de emergencia y de brindar información transparente de cómo van los arreglos del sistema eléctrico, Maduro ha preferido asumir el guion de víctima. La Asamblea Nacional, con Juan Guaidó al frente, determinó cortar todo el suministro de petróleo a Cuba y convocar a manifestaciones contra quien llaman “el usurpador”.

En la Plaza de la Revolución de La Habana la tensión crece, debido a que la crisis económica interna se profundiza, a pesar de haber menguado en los últimos años, siguen llegando a la Isla desde Venezuela. Pero a lo que más teme el oficialismo cubano es a la reacción de la gente, a cómo van a comportarse los ciudadanos si el Período Especial regresa. (O)

* Tomado de DW