Amabilidad no es servilismo

- 25 de junio de 2019 - 00:00

Cuentan que en el aeropuerto de Orlando, Florida, estaban conversando tres hombres latinoamericanos. Ese momento, se acercó a ellos una empleada cubana y les dijo: “Caballeros, el vuelo a Sudamérica no llegará a tiempo. Por motivos de seguridad, les pido que por favor se vuelvan a registrar”. Se quedaron viendo los tres y dijo el ecuatoriano: “¿Qué es llegar a tiempo?”. El colombiano añadió: “¿Y qué es seguridad?”.

Entonces remató el uruguayo: “Che, lo que yo no entiendo es: ¿por favor?”. La amabilidad en el lenguaje se manifiesta más en unos países que en otros, a veces más en unas provincias que en otras. Por ejemplo, los centroamericanos desde Guatemala hasta Costa Rica ganarían el Nobel al Buen Trato, mientras en Panamá no se puede decir lo mismo. En lugares que estuvieron aislados en tiempos coloniales, como la Sierra ecuatoriana, se conservaron expresiones del español antiguo. Por ejemplo, el término “mande” de respeto filial. No es servil, es amable. Tanto es así que yo he oído decirlo a una patrona dirigiéndose a una empleada.

En el sur de España, tal como pasa en muchas partes de Hispanoamérica, se usa el diminutivo como expresión de amabilidad. A mis alumnos extranjeros de español suelo advertirles: “Si a usted le invitan un ‘cafecito’ no esperen una taza de muñecas. Ese ‘cafecito’ puede ser más grande que una cena. De igual manera, si a su casa va un trabajador y le pide prestado un ‘martillito’, no le dé uno de juguete”. En ambos casos es muestra de amabilidad.

Aparte de este uso, extendido por toda América, hay variaciones regionales. El lingüista venezolano Rosenblat admite que en su país no se usa ‘pedir’ y que es normal que alguien diga: “Le exijo que me preste 100 bolívares”. Con razón, no nos entendemos. En la Sierra del Ecuador, por influencia quichua, usamos el gerundio para pedir un favor: “Dame pasando el azúcar”. A veces para comunicar sarcasmo: “Es tan vago que quiere que le den haciendo los deberes” o “Es tan tímido que hay que darle hablando”. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: