El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.17/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Duglas Rangel Donoso

Alfredo Adum Ziade

17 de agosto de 2021 00:14

Bondad es el principio y bondadoso es la acción. Es decir quien practica la bondad es bondadoso en su corazón. La bondad dignifica la condición humana. La bondad es hacer el bien al otro. Toda la vida se trata de hacer el bien y no esperar nada a cambio. Alfredo Adum Ziade es un hombre bueno y la vida lo ha tratado con bondad y él ha sabido vencer todas sus vicisitudes desde la generosidad y su don de caballero.

De don Alfredo Adum es poca conocida su faceta de solidaridad y ayuda a los demás. Mantiene regularmente ayuda a hogares de infantes desamparados, asilo de ancianos y su ayuda a los albergues que acogen a jóvenes de la calle.

Esa fue la causa por la que el CEDHUS, Comité Ecuatoriano de Derechos Humanos y Sindicales, le confirió hace algunos días una placa en la que se destaca el compromiso de Adum con la promoción y defensa de los derechos humanos y sindicales. En un acto sencillo se rindió homenaje a éste ciudadano de trabajo, de múltiples emprendimientos y de un corazón altruista desprendido cuando se trata de ayudar y atender solidariamente a los demás.

Alfredo Adum es invencible. Inderrotable, fuerte como un roble, que le canta a la vida y la vida le canta a él. Sus obras en la provincia del Guayas cuando fue Prefecto aún subsisten y prueban su visión de trabajo y servicio social.

Alfredo amigo: mitad tigre mitad águila. Como siempre levántate y brilla. Ejemplo de trabajo duro y fructífero. Tú fortuna es tu buen corazón. La práctica de la bondad te ha hecho inmortal.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado