El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.17/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Rosalía Arteaga Serrano

Alerta Roja

17 de agosto de 2021 00:10

La Organización de las Naciones Unidas creó en el año 1988 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, más conocido por sus siglas en inglés como IPCC, que emite periódicamente informes objetivos sobre la situación global con relación a lo que ocurre con el estado de las mudanzas climáticas, con las perspectivas y previsiones de lo que puede pasar en el mundo.

Si bien los informes anteriores prendieron las alarmas sobre lo que estaba ocurriendo, el último reporte es verdaderamente dramático y apocalíptico, ya que establece que el calentamiento global haría imposible la vida en la tierra para una fecha tan cercana como el 2050.

Se ha mencionado que “las consecuencias del cambio climático son irreversibles”, las emisiones continuas de gases de efecto invernadero se sienten ya y todos somos testigos de ello, a través de los desarreglos del clima en el planeta, como la imparable subida de nivel de las aguas de los mares, la desertificación de miles de hectáreas ubicadas en diferentes lugares de la tierra, la fuerza de los tifones y los huracanes.

Todo ello causa cada vez más la presencia de los denominados “refugiados climáticos”, que a su vez ejercen presión sobre otros lugares, ocasionando enfrentamientos y crisis que cada vez se irán haciendo más frecuentes y dramáticas.

En estos mismos días se han registrado récords en temperaturas en lugares de Europa, de los Estados Unidos, de Asia y África. Se han desatado voraces incendios en California, Siberia, Patagonia… Con los consiguientes destrozos y pérdidas que no podemos dejar de mirar.

Frente a ello urgen políticas estatales, que establezcan la necesidad de cambios en las matrices energéticas, estímulos a la producción con energías limpias, pero sobre todo cambios en los hábitos de las personas; todos nosotros debemos estar conscientes de lo que pasa y actuar en consecuencia. No podemos esperar más, estamos compelidos a ahorrar energía, evitar el uso de plásticos de un solo uso, ser más consecuentes en el consumo de bienes y estimular cada vez más políticas de ahorro y contención.

 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado