A pocos pasos

- 08 de junio de 2018 - 00:00

La reciente historia nos recuerda cómo Correa, entre peleas de gallos y toros, metió las manos a la justicia en 2011. Haciéndose de ella con una Judicatura cosida a la medida de él desde su CPCCS. Pocos años antes situación algo similar la vivió el Legislativo. De la mano de un Tribunal Supremo Electoral ceñido a sus intereses con base en las ambiciones de los vocales vació el Congreso Nacional, ocupándolo con su grupo de diputados bautizados como de “Los Manteles”.

La única manera de abusar como abusó el correísmo, sin mayor problema ni objeciones desde el poder, y luego al dejarlo procurar seguir con impunidad, era estructurando todos los poderes del Estado e instituciones a la medida de sus intereses delictivos. Y así lo hicieron a lo largo de sus diez años en el poder. Pero como no hay crimen perfecto ni dictadura que luego de caer en desgracia pague por sus abusos y fechorías, hoy el correísmo pasa por uno de sus peores momentos.

El Consejo Transitorio del CPCCS ha recogido el anhelo de amplios sectores ciudadanos que reclamaban la salida de personajes que tenían como objetivo el blindaje de los responsables del mayor atraco de los dineros públicos y del abuso de poder que registra nuestra historia. Estocada tras estocada ha sufrido Correa con la salida de su CPCCS, de su fiscal Baca Mancheno y de Gustavo Jalkh, el descubrimiento de toda la corrupción que hoy tiene a su exvicepresidente Jorge Glas en prisión y quien fue su contralor, Carlos Pólit, condenado en ausencia. Pero lo peor para él no queda ahí.

Sobre la base de las indagaciones por el secuestro de Fernando Balda, a Rafael Correa le esperaría un encuentro con la justicia en calidad de acusado de un crimen de lesa humanidad. El secuestro no prescribe y se escapa de algún control que le quedase aún en la justicia ecuatoriana. Con esto alcanzaría cierto paralelismo con Al Capone, pudiendo terminar preso, no por los delitos que todos esperábamos, sino por uno del que no imaginó jamás que lo pondría a pocos pasos de las rejas. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: