El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.26/Jul/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Cristian Bravo Gallardo

A cuatro meses

10 de octubre de 2020 00:00

A cuatro meses de las elecciones, son 17 los binomios que se han registrado en el Consejo Nacional Electoral (el mayor número de la historia desde el retorno a la democracia), y que aspiran a participar en los comicios de 2021. La entidad electoral deberá confirmar la validez de esas inscripciones, antes de oficializarlas para las elecciones del próximo año.

A cuatro meses de las elecciones, la contratación de varios procesos informáticos se encuentra con retraso por la falta de presupuesto. La preocupación de la entidad electoral se mantiene y existe inquietud por la afectación que el proceso electoral de 2021 pudiera tener.

A cuatro meses de las elecciones, las dudas generadas por el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Contencioso Electoral  se han ampliado, producto de la calificación realizada a la alianza Unión por la Esperanza (UNES), a pesar de no haber cumplido con los requisitos necesarios para ejercer ese derecho.

Varios sectores se han pronunciado para que se respete el Estado de Derecho, se garantice el debido proceso y la seguridad jurídica en el país, con miras a lograr un proceso electoral legal, transparente y democrático.

A cuatro meses de las elecciones, no se han podido constituir liderazgos políticos nacionales ni locales sólidos, que interpreten los anhelos y necesidades de los ecuatorianos. Esto se ha manifestado claramente en las dudas que todas las candidaturas generan entre el electorado.

A cuatro meses de las elecciones, el pesimismo de parte de la ciudadanía se mantiene respecto a sus gobernantes, instituciones y candidatos, producto de una corrupción desplegada a todo nivel y de una crisis económica que no encuentra salida y que tiende a profundizarse.

A cuatro meses de las elecciones, el Ecuador se mantiene dividido, producto de la confrontación y crispación alentada durante una década desde las más altas esferas del poder y afianzada en un aparataje propagandístico jamás visto en la historia contemporánea del país.

A cuatro meses de las elecciones, parte de la ciudadanía mantiene una actitud antisistema, que reniega de prácticas y organizaciones tradicionales. Dicha postura es peligrosa, pues atenta al fortalecimiento de la democracia y podría nuevamente abrir las puertas para que redentores y encantadores de serpientes lleguen al poder.

Nuevos públicos, nuevas tendencias, nuevas demandas, requieren de la formación y participación de nuevos liderazgos, así como el desarrollo de modelos que estén a tono con la realidad actual. El débil sistema de partidos que se ha mantenido en el Ecuador durante las últimas décadas, no ha permitido que organizaciones políticas se preocupen de ello.

Los actuales representantes y aspirantes a cargos públicos, siguen desarrollado prácticas demagógicas, propias de sus antecesores, con la finalidad de posicionarse y ganar adhesiones. En definitiva, muchas cosas siguen torcidas en el país, a cuatro meses de las elecciones.

Contenido externo patrocinado