Ecuador, 02 de Diciembre de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Patricia Hidalgo. Directora Escuela de Comunicación / UIDE

25 de noviembre: fecha para superar las consignas

24 de noviembre de 2022 - 00:00

A propósito de miles de consignas, frases emotivas y buenas intenciones que marcan los discursos cada 25 de noviembre, quiero aprovechar este espacio para analizar qué tanto de lo que se dice tiene una aplicación en la realidad; y si, en la práctica, se están construyendo las condiciones para una sociedad más justa, equitativa e inclusiva.

Para iniciar, es necesario señalar que una cosa son los discursos, promesas y deseos -incluso lo que consta en la legislación-; y otra totalmente distinta, los comportamientos, creencias y acciones de una sociedad que limita, desde su estructura, el crecimiento e independencia de la mujer.

En la academia, ha existido siempre la discusión sobre las marcadas diferencias que existen entre el país formal con todas las garantías, derechos y leyes que favorecen la igualdad jurídica sin privilegios; y el país real, marcado por prácticas socioculturales que, desde la cotidianidad, benefician a determinados grupos hegemónicos en detrimento de la diversidad y las minorías. Por ejemplo, los derechos civiles que se promulgaron para acabar con la segregación, poco y nada se corresponden con la situación de pobreza, desempleo y violencia que marcan a las comunidades negras en Estados Unidos.

Lo mismo sucede a nivel de género: en el país la normativa es clara respecto a la equidad laboral. Sin embargo, los hombres ganan (en promedio) 50 dólares más que las mujeres -la gran mayoría de veces, realizando el mismo trabajo-. Obviamente, a nivel directivo en cargos de representación y decisión, la brecha es aún mayor.  

A esto, si se suman factores del día a día como que los hombres dedican apenas el 19% de su tiempo a las actividades del hogar, o que las tareas de cuidado no remunerado recaen principalmente sobre mujeres -recuerden lo que sucedió durante la pandemia-, explican por qué para las mujeres es tan difícil crecer a nivel personal y profesional, a pesar de todas las leyes que promueven su incorporación laboral.

Es por ello que, esta fecha, constituye una oportunidad para que, más allá de las frases prefabricadas y aquellos derechos que funcionan únicamente en el papel, reflexionemos sobre los todos cambios -a nivel educativo, social, económico y cultural- que se deben implementar para crear una verdadera sociedad paritaria sin sesgos de género. El camino recién empieza. 

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media