El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.18/Abr/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

La mujer en la gesta liberal alfarista

17 de junio de 2011 00:00

Por decreto ejecutivo (junio 2002), al mes de junio se lo declaró “mes de Alfaro”, por reunir cuatro facetas de su vida. 1ª.) su nacimiento (25 de junio de 1842; 2ª.) primera batalla comandada por él (26 de junio de 1864); 3ª.) triunfo de la Revolución Liberal (5 de junio de 1895) y, 4ª.) llegada del tren a Chimbacalle (25 de junio de 1908).

    
Al conmemorar 116 años de la victoria de la Revolución, conviene recordar el heroísmo y la firmeza ideológica de muchas mujeres que combatieron en las montoneras alfaristas y posteriormente se jugaron la vida defendiendo con bravura las conquistas de la Revolución.

Felicia Solano de Vizuete, que entregó sus riquezas y sus hijos a la causa liberal. Cuando recibió la noticia de que uno de sus hijos había caído en el combate de San Miguel, exclamó: “He perdido a uno de mis hijos pero se ha ganado la libertad”. Formó parte del cuerpo de asesores de Alfaro junto a Joaquina Galarza de Larrea, ascendida al grado de coronela por su participación en los combates del 9 de abril y 6 de agosto de 1895. Con  Leticia Montenegro de Durango forman el trío guarandeño de revolucionarias, orgullo de su ciudad natal.

Similar participación tuvieron las guayaquileñas Dolores Usubillaga; Juliana Pizarro; Maclovia Lavayen de Borja, Carmen Grimaldo de Valverde. Figura relevante fue María Gamarra de Hidalgo, quien junto a sus esposo Eduardo Hidalgo Arbeláez, convirtieron su hacienda “Victoria” en centro de las conspiraciones liberales y cuna de aquel grupo guerrillero que en la historia de las luchas armadas nacionales se los ha inmortalizado como los “Chapulos”. Sus hijos se enrolaron en el Ejército Alfarista y participaron en numerosos combates.

También contribuyeron al triunfo de la Revolución las manabitas, coronela Filomena Chávez de Duque, combatiente, y Sofía Moreira de Sabando; las azuayas Dolores Vela de Veintimilla y Ana María Merchán Delgado, a quien el conservadorismo la despojó de sus bienes; la esmeraldeña Delfina Torres de Concha; las rioenses Rosa Villafuerte de Castillo y Cruz Lucía Infante, combatiente; la yaguacheña Delia Montero Maridueña, y otras muchas, a las que la posteridad les ha dado el título de las “Juanas de Arco del Liberalismo Ecuatoriano”.

Extraordinario papel jugaron las guarichas, denominadas así a cientos de mujeres enroladas en las montoneras Alfaristas, que realizando diversos trabajos, inclusive empuñando las armas, siguieron a sus maridos y a sus hijos coreando el grito de batalla ¡Viva Alfaro Carajo!

Gloria eterna a las mujeres Alfraristas, que en un mundo de opresión política y fanatismo religioso, lucharon por defender no sólo el avance del país, sino también las medidas progresistas adoptadas en su beneficio, escribiendo las páginas más gloriosas de la Historia Nacional. 

Te recomendamos

Las más leídas