Que se respeten nuestros derechos laborales

- 30 de junio de 2018 - 00:00

Los derechos laborales son irrenunciables. Por extensión, las conquistas de los trabajadores deben ser defendidas. En medio de las discusiones por las reformas a la Ley de Comunicación, los representantes de tres medios ecuatorianos llegaron a proponer —como quien no quiere la cosa, como si fuera un tema menor— que se reduzca el salario mínimo de los periodistas, que en 2013 pasó a ser de $ 817 y que actualmente es de $ 930.

El salario básico de los periodistas está protegido por el artículo 44 de la Ley Orgánica de Comunicación, sobre los derechos laborales de los trabajadores de la comunicación, el numeral dos trata del derecho a las tablas salariales fijadas por la autoridad competente, a la seguridad social y más derechos.

«Muchas veces no hay para pagar la luz, peor para contratar a un profesional con un sueldo de cerca de novecientos dólares», dijo Manolo Gavilánez, representante de Chimborazo para la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER) durante la presentación de la propuesta. Junto a Roberto Manciati, de la AER-nacional, Gavilánez expuso que las radios provinciales prefieren contratar estudiantes antes que periodistas titulados.

Todo está mal con esas frases. Primero: ¿Por qué sigue funcionando un medio que no tiene cómo pagar la luz? Segundo: ¿No han entendido los medios que el producto que venden es la credibilidad? Prescindir de la contratación de profesionales es maltratar su producto. Pero decirlo públicamente —¡y en la Asamblea Nacional!— es tan sano como pegarse un tiro en el pie.

Es triste que quien haya mejorado los ingresos y el nivel de vida de los comunicadores del Ecuador —en promedio, los reporteros ganaban menos de la mitad de que lo que perciben ahora— haya sido precisamente un presidente que llenó a la prensa de acusaciones. Pero más triste todavía es ver que quienes plantean estas propuestas ahora sean personas que acuden en representación de los mismos medios de comunicación.

El periodismo ecuatoriano necesita plantearse en serio la pregunta: ¿Estamos bien representados? (O)

José Miguel Cabrera Kozisek
Editor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: