Motörhead: la rabia que convirtió al rock and roll en metal

- 18 de enero de 2018 - 00:00
Foto: telegraph.co.uk

Aunque siempre se presentaban como intérpretes del rock and roll, ‘Philthy Animal’ Taylor, Ian ‘Lemmy’ Kilmister y ‘Fast Eddie’ Clarke dieron inicio, a mediados de los setenta, al grupo que más personalidad y fuerza le dio al heavy metal. Entre 2015 y 2017, los tres músicos fallecieron dejando un puñado de discos memorables.

Antes de aprender a tocar el bajo, antes de integrar la banda Hawkwind y antes de aprender a cantar, Ian ‘Lemmy’ Kilmister (1945-2015) fue uno de los asistentes de quien es considerado uno de los mayores guitarristas de la historia, en The Jimi Hendrix Experience.

Mientras afinaba las cuerdas de Hendrix (1942-1970) durante su incursión en Inglaterra o mientras ideaba la distorsión de bajo que lo haría memorable, Lemmy tuvo en mente formar un grupo que todos notaran.

Él había pensado en un cuarteto que, a fines de 1975, se completó con la llegada del guitarrista Edward Allan Clarke (1950-2018). Pero Larry Wallis no quiso seguir tocando las seis cuerdas de Motörhead luego de un año sobre las tablas, dejando al grupo como un trío que tuvo en la batería a Philip Taylor (1954-2015), a quien después apodarían ‘Philty Animal’.

Entonces, el líder del grupo, que también cantaba, debió recordar la consistencia de Hendrix y sus dos acompañantes. ‘Fast Eddie’ fue como llamó a Clarke debido a la rapidez con la que lo vio desempeñarse en directo y empezó el período clásico de Motörhead con una serie de álbumes emblemáticos aparecidos en apenas 4 años.

‘Motörhead’ (1977), ‘Bomber’ (1979), ‘Overkill’ (también de 1979) y ‘Ace of Spades’ (1980) se convirtieron en las placas que enterraron al punk rock que había revuelto Gran Bretaña y buena parte de Occidente. Si “Black Sabbath introdujo el heavy metal y Judas Priest le dio  brillo, Motörhead lo había fortificado con firmeza verdadera”, explicó el músico y escritor Ian Christe.

Pero el testimonio más fiel de esa impronta es el disco ‘No Sleep ‘til Hammersmith’, que el trío mencionado grabó entre los días 28 y 30 de marzo de 1981 en Leeds y Newcastle. Contiene interpretaciones que definirían los temas que el grupo pasearía por el mundo, como ‘Stay Clean’ o ‘Metropolis’ y, ahora que los tres han muerto por causas naturales, se ha convertido en una insignia de la nostalgia que caracteriza al género.

Hace 36 años llegaron a Estados Unidos para presentar su ‘Ace of Spades’ y, de vuelta a Inglaterra, se metieron al estudio junto con Girlschool, una banda femenina, para grabar el EP St. Valentines Day Massacre. Fue entonces cuando Lemmy Kilmister dijo que prefería los conciertos al matrimonio, pues un concierto dura una hora y media y el sexo no más de 30 minutos.

‘Iron Fist’ es la última obra por la que se recuerda a este trío, pero sus andanzas prosiguieron por caminos separados hasta hace 3 años.

Fast Eddie murió el pasado 10 de enero, a los 67 años, por una neumonía que le provocó un paro cardíaco. Clarke es responsable de riffs como el de “Bomber” y decidió abandonar Motörhead en 1982, durante una gira que los llevó por segunda vez a Norteamérica. Fundó Fastway junto con el bajista Pete Way, que provenía del grupo UFO. Estos produjeron 7 discos, el último de los cuales fue ‘Eat Dog Eat’, presentado en 2011.

Lemmy murió el 28 de diciembre de 2015, tenía 70 años, por cáncer, enfermedad que le habían diagnosticado unos meses antes. Kilmister patentó el sonido del bajo que da inicio a ‘Overkill’ luego de la batería.

En los sesenta había empezado su carrera como bajista en The RockinVickers y fue invitado a colaborar en decenas de shows posteriormente, debido a que es uno de los íconos del metal.

Philthy Animal murió el 11 de noviembre de 2015, tenía 60 años y había reemplazado a Lucas Fox mientras Motörhead grababa su primer disco. Taylor era el encargado de poner las primeras notas de canciones como ‘Iron Horse’ y, en 1983, participó en el disco Another perfect day que terminaría de introducir al grupo en lo que los medios musicales de la época llamaron ‘nueva ola del heavy metal británico’ (NWOBHM por sus siglas en inglés), un estilo surgido de, entre otras influencias, los ‘duelos’ de guitarras que Brian Robertson -sustituto de Clarke- aprendió a hacer en compañía de los irlandeses Thin Lizzy.

En 1981 se publicó el EP St. Valentines Day Massacreque los Motörhead clásicos grabaron junto con Girlschool, cuyas integrantes eran Kelly. Foto: internet

En una de las ediciones de ese disco, según recuerda elpoeta Ángel Ortuño, la caja del long play incluye una funda de papel en la que están “unos dibujitos, una historieta que refería el proceso de grabación.

Había una viñeta muy buena en la que están grabando Lemmy y Philthy Animal la parte del bajo, con una sola cuerda, y la batería, de la que emana una explosión atómica. Detrás se ve un diploma que dice ‘al bajista más rápido en una sola nota’ y, en otra viñeta, aparece en el estudio Robertson con sus solos dibujados en pentagramas. El ruido, el estruendo, por un lado, y la música por otro...”

Phil Taylor regresó al grupo de Lemmy en 1987 y continuó tocando con la banda hasta 1992, en ese periodo tomó las baquetas para grabar ‘Rock ‘n’ Roll’ (1987) y ‘1916’ (1991).

Animales de escenario
Lemmy Kilmister solía saludar a su audiencia, mientras rasgaba el bajo, diciendo que Motörhead es una banda que toca rock and roll. Al cantante no le gustaban las florituras en exceso a la hora de pisar un escenario y alguna vez se lo vio bromeando con que grupos como Venom –también ingleses de la NWOBHM– no sabían tocar.

Pero Motörhead rozaba el hard rock y el heavy metal con puestas en escena llenas de agilidad que conjugaron con influencias del blues que Eddie Clark admiró.

El trío no tuvo que sacrificar sus principios musicales ni estéticos –fuertes e íntegros motociclistas– para entrar en circuitos comerciales pero ‘Iron Fist’ marcó el comienzo de un lento declive para la banda, a la que le sobrevino una mala recepción de su versión de Tammy Wynette, ‘Stand By Your Man’ ese año.

Clarke no estuvo satisfecho con el cover: “Me sonó horrible todo; pensé que la canción estaba mal marcada, pensé que la cantidad de acordes que estaban poniendo estaba mal, pero Lemmy no se movió, y tuvimos una maldita discusión al respecto”, le dijo al periódico The Guardian. Esa fue una de las semillas de su discordia.

“Me imaginé morir en el escenario con Motörhead, así que fue un golpe cuando ya no me querían en la banda”, replicó el guitarrista.

En 2015, el último baterista de la banda que nunca dejó de estar activa, Mikkey Dee, confirmó que Motörhead no continuará tras la muerte de Lemmy.

“Él era Motörhead”, dijo Dee al periódico sueco Expressen. “No haremos más giras ni nada. Y tampoco habrá más grabaciones. Pero la marca (del grupo) sobrevivirá y Lemmy perdurará en los corazones de todos”. (I)

Obituarios

Taylor, Kilmister & Clarke

El trío, que compuso una de las épocas más célebres de Motörhead, es responsable de haber creado canciones como ‘Capricorn’, ‘Shoot you in the back’, ‘Over the top’, ‘Fire fire’, ‘White line fever’ o ‘Keep us on the road’.

42 años han pasado desde que Lemmy Kilmister decidió formar Motörhead, en Londres, Inglaterra.

Muestra adicional en vivo

BBC Live & In-Session es el  título del disco que el sello Sanctuary produjo con grabaciones de 1978, 1979, 1981 y 1986.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: