Diálogo

Miradas de ilustradores: Roger Ycaza y los hermanos Karolys

16 de febrero de 2015 - 00:00
Entre la serie de reproducciones firmadas por Roger Ycaza se encuentra esta obra, ‘Viento’.

Diálogo

El arte de la ilustración en nuestro país ha despuntado en los últimos años. Entre sus protagonistas encontramos a varios artistas que han participado en ferias internacionales, han sido merecedores de premios y han llevado su arte a los álbumes ilustrados, entre ellos: Adn Montalvo, Begoña Salas, Eduardo Villacís, Fabián Patinho, Eulalia Cornejo, Leonor Bravo, Diego Lara, Lino, Marco Chamorro, Andrés Jiménez, Josué Matamoros, y muchos otros que hoy enriquecen el panorama editorial en el Ecuador, en diversos proyectos y bajo múltiples temáticas. Sus obras son reconocidas aquí y en otro sitios, obras que cuentan historias con imágenes, sugestivas, provocativas, evocadoras e inolvidables.

Poseedores de un estilo propio, que sus seguidores reconocen, aquí recogemos los pareceres de tres ilustradores, Roger Ycaza, Paola Karolys y Gabriel Karolys, quienes nos cuentan algo sobre su oficio, a través de temas específicos: los álbumes ilustrados, el proceso de trabajo y sobre cómo ha evolucionado, desde los primeros ilustradores, en la época medieval, este oficio, hasta nuestros, días.

Un oficio que es un arte.

1. Sobre la evolución del arte de ilustrar

Roger Ycaza: Su evolución y crecimiento a través de los años es gigante y por lo tanto importantísima. Claro, mucho dependerá del libro que necesita de la ilustración, en el caso del álbum ilustrado, por ejemplo, este no puede existir sin la imagen. La ilustración es tan importante como el texto y muchas veces incluso más. El oficio del ilustrador se ha ido formando con el tiempo, en nuestro país aún es una profesión que no terminamos de entender, muchas veces la confundimos con el oficio de dibujante. Nada más alejado de la realidad.

Un ilustrador tiene que ser un comunicador, un narrador, alguien que sepa transmitir, no solo una persona que maneje muy bien técnicas y estilos diferentes. Así que bueno, seguimos en un proceso de aprendizaje y crecimiento.

Paola Karolys: La evolución es definitiva, pues pese a que el uso de la ilustración como medio auxiliar continúa en vigencia, es decir, para fines didácticos y lúdicos, también se ha desarrollado una corriente paralela en la cual la ilustración ‘brilla’ desde otros escenarios; por ejemplo, puede coexistir con el texto pero de manera paralela, para así expresar una historia entre líneas que complementa a la parte escrita; o constituir, definitivamente, una narración independiente, con nuevos y diferentes aportes con relación al contenido textual. Pero también puede ser la protagonista absoluta, es decir, desde sus propias formas expresivas, la ilustración tiene la posibilidad de desplegarse en una historia no solo vigorosa en el aspecto formal o estético, sino además establecer contenidos y sentidos con profundidad, calidad y contundencia.

Una ilustración de los chibchas, parte del nuevo material de los hermanos Karolys para su proyecto de leyendas.

2. Sobre la ilustración de libros infantiles

Roger Ycaza: Hay ilustradores que se dedican solo a esa área, que está muy bien, y otros, como en mi caso, que tratamos de llegar a diferentes sectores, sin encasillamientos, teniendo así un panorama más amplio por donde movernos. He visto de cerca tildar a la literatura infantil de ‘menor’, de menospreciarla, lo cual me apena muchísimo, pues creo que no terminamos de entender su aporte, su vital aporte. Esos niños a los que van dirigidos los libros infantiles son el futuro, son los grandes lectores del mañana, son quienes lograrán los cambios que necesitará el mundo para seguir existiendo. Tal vez suene un poco romántica la idea, pero es así. Entonces, despreciar la literatura infantil es un gravísimo error. Tema de egos también, ¿no?

Gabriel Karolys: Ese es un estereotipo bastante arraigado sobre el ilustrador y su quehacer, y, en general, de toda la industria editorial que publica material ilustrado. Particularmente, pienso que la ilustración ofrece la posibilidad creativa de narrar con imágenes cualquier historia, idea u opinión… por lo tanto, restringirla a un solo tipo de narrativa es coartar la potencia y fortaleza expresiva que esta nos puede ofrecer.

3. Sobre el proceso: ¿qué tantos bocetos se arman antes de la imagen final?

Roger Ycaza: Depende el proyecto en el que esté trabajando, pero sí, trabajo mucho en el personaje, el entorno, la cromática, el diseño, todos los elementos que hacen que un libro sea único, memorable. Pero también hay casos en los que me lanzo al ruedo sin pensar demasiado, solo me dejo llevar: los resultados terminan siendo inesperados, muy interesantes. Ahora mismo estoy trabajando en un proyecto personal en el que abordo la imagen de una sola pasada, sin dudar. Claro, puedo darme ese gusto porque es algo completamente mío, pero me encanta tomar ese tipo de riesgos, salir de tu zona de confort.

Paola Karolys: Depende de la facilidad con que logre plasmar lo que pretendo expresar y cuán satisfecha esté con el resultado obtenido. Eso puede requerir de un solo boceto o de cinco… incluso, eventualmente, es posible que a pesar de haber aprobado el trabajo a nivel de bocetos, la ilustración ya terminada no llene las expectativas del ilustrador y este haga un replanteamiento total desde cero, hasta que realmente cumpla con los parámetros y objetivos que busca mostrar en la imagen. Pero puede ocurrir todo lo contrario… no hay regla en esto, es un asunto muy relativo…

4. ¿La ilustración debe ser simbólica, descriptiva o asociativa?

Roger Ycaza: Depende siempre del proyecto en el que estás embarcado, del tema, de la edad a la que va dirigida, del libro en sí. Personalmente, me encanta el uso del símbolo en la ilustración, el lenguaje, la doble lectura, la poesía visual, por ahí va más o menos mi línea gráfica. El retar un poco al lector a leer más la imagen, a entender qué nos está contando, tratar de no ser muy literal, sin que esto te lleve a adornar, a desviar la atención. Ser claro y potente en lo que quieres transmitir.

Gabriel Karolys: La ilustración puede desarrollarse desde cualquiera de estas categorías, o incluso desde las tres al mismo tiempo. Depende de la naturaleza de la historia y del aporte específico que como ilustrador pretendo hacer. Por ejemplo, si quiero realizar una ilustración que cuestiona una situación particular, puedo utilizar elementos figurativos que describan el hecho específico en cuestión, y además agregar otros elementos de carácter simbólico para que jueguen con los primeros, potencien ciertas cualidades y defectos (por ejemplo, de los personajes), revelen intenciones o sentidos ocultos, posturas de pensamiento, o que despierten sensaciones, dudas y cuestionamientos en el que mira o ‘lee’ las imágenes. Y, además, la ilustración es un recurso versátil, con tanto potencial que no se puede desperdiciar la oportunidad de establecer símiles, metáforas y asociaciones gráficas. Depende de lo que quieras expresar, del por qué, para qué, etc.

5. Sobre los libros de autor o álbumes ilustrados

Roger Ycaza: Hace algunos años vengo haciendo también libros integrales, fue un reto que me propuse hace tiempo. Mi intención fue no solo quedarme como ilustrador de textos ajenos, que me encanta, pero también quería contar mis historias, así que bueno, he publicado ya algunos como escritor e ilustrador. Y también hay casos especiales como Vueltas por el universo, un libro-juego-musical de imágenes, algo completamente diferente a lo que he venido haciendo.

Por lo general, en mis propios libros, el proceso es largo, lleva años desde la primera idea, el primer boceto, esa primera palabra detonante, hasta que el libro puede ver la luz. Estoy feliz con ese rumbo así que ahí sigo, caminando, explorando y creciendo.

Paola Karolys: Como ilustradores, de manera general, estamos frente a dos escenarios: la posibilidad de ilustrar textos de determinados autores o la de ilustrar nuestros propios textos o hacer álbumes ilustrados (llamados también ‘libros ilustrados de autor’) de manera autónoma o con la participación de un coautor. En el primer contexto, que corresponde a una perspectiva más tradicional de trabajo, nuestro campo de acción no interviene sobre la elaboración del texto, sino que, de manera específica, nos concentramos en la historia visual a partir del tema de la obra. En el otro escenario, existe una proyección conjunta desde el principio. Se puede realizar en coautoría, pero creo que en la mayoría de casos, si se trata de un álbum ilustrado, generalmente es el mismo ilustrador quien construye su libro de manera integral, es decir, quien se aventura desde la idea general hasta la realización total de la obra.


 

Roger Ycaza

Nacido en Ambato, en 1977, ha ilustrado más de 64 obras entre novelas y cuentos. Además, ha ilustrado sus propios textos. Ha trabajado también como ilustrador en diversas campañas dentro y fuera del país.

Recibió el Premio Darío Guevara Mayorga en el año 2011. En la última FIL de Quito, Roger Ycaza fue premiado, junto con su amiga María Fernanda Heredia, en el concurso A la Orilla del Viento, de Fondo de Cultura Económica.

 

Paola y Gabriel Karolys

Su relación de hermandad ha hecho que el 90% de su trabajo de ilustración haya sido producido en conjunto. Han ilustrado docenas de libros infantiles en las editoriales de nuestro país.

En 2009 publicaron su libro El misterio del colmillo, editado por Santillana. En 2014 publicaron Cantuña. De la leyenda a la verdad histórica, obra editada por el Ministerio de Cultura y Patrimonio. Entre sus proyectos está un libro sobre las leyendas de América.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: