Dolores O’Riordan, la voz tierna y enérgica de Irlanda

- 18 de enero de 2018 - 00:00
O’Riordan padecía un trastorno bipolar, según la BBC. La sobreviven tres hijos que tuvo con Don Burton, exmánager del grupo Duran Duran.
Foto: Joël Saget / AFP

The Cranberries es un grupo cuyos discos deben poblar más casas de las que se pueden imaginar. La voz de Dolores O’Riordan (1971-208), por tanto, debe estar en innumerables hogares, archivada en el rincón de las bandas más exitosas de la última década del siglo XX.

La cantante falleció a los 46 años, de forma repentina el lunes pasado, según informó en un comunicado el representante de la banda irlandesa, que no ha especificado la causa de su muerte. La artista, intérprete de éxitos como ‘Linger’ estaba grabando en Londres, Inglaterra cuando ocurrió su deceso.

El cadáver de O’Riordan fue hallado en el hotel Park Lane, según la Policía. El conflicto norirlandés fue telón de fondo de sus canciones.

“De adolescente, no me sentía atractiva, mi madre no me dejaba usar maquillaje”, explicaba O’Riordan en una entrevista con The Guardian el año pasado.

“Era la chica rara, sobreprotegida, con un vestido rosa de flores y lazos en la cabeza, que tocaba el órgano en la iglesia. Mi madre me compraba la ropa, así que para mi primera sesión de fotos con The Cranberries, Noel (Hogan, guitarrista) me trajo un nuevo look y me dio un par de botas Doc Martens. Me quedaban grandes, pero aún así me las puse. De repente parecía una chica indie”.

O’Riordan debutó en solitario en 2007 con un sello independiente que produjo el disco Are you listening?

Una década después, The Cranberries anunció que haría conciertos en Europa y Estados Unidos pero, al poco de empezar las primeras fechas europeas, la gira se suspendió por problemas de salud de O’Riordan.

Muchos se quedaron con las ganas de escuchar los temas de ‘Everybody Else is Doing It, So Why Can’t We’ (1993). “Hacía bien en llamar a las cosas por su nombre, sin esos complejos y cainismos a los que somos tan aficionados en el reino (de taifas) de la melomanía”. Así los recordó el periodista español Fernando Neira. Los de Irlanda profunda (humilde y genuina) encarnaban muchas virtudes, como la fiereza y ternura, concluyó. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: