Mujeres en la música empiezan a asociarse

- 29 de junio de 2019 - 00:00

El colectivo local Atómika ha registrado a más de un centenar de chicas que trabajan en la industria. Solo 20% de músicas integran festivales de la región.

Esta semana, el colectivo Atómika convocó a mujeres vinculadas con la industria musical ecuatoriana en todas sus áreas. La plataforma está realizando un censo digital para saber cuántas son artistas, productoras, sonidistas o gestoras culturales. La base de datos cubriría una ausencia, la que han dejado los organismos culturales del país.

María José Mosquera explicó, en el cine Ochoymedio, que en los festivales la presencia femenina continúa siendo minoritaria, sobre las tablas y tras bastidores.

Atómika surgió desde la carrera de Música de la UDLA (Universidad de las Américas) y trabaja en coordinación con Mercado Internacional de la Industria Musical (MIIM). Su registro ya sobrepasa el centenar de inscritas y el panel se llamó  “Mujeres, música y cifras”.

La data que levanten servirá para que las entidades que financian conciertos incluyan a las trabajadoras que dan vida al sector.

Fabiola Pazmiño −que integra la plataforma Satélite Lat− abordó la presencia de mujeres en mercados musicales en una pequeña sala de cine que se llenó con la presencia de unas 40 creadoras.

La Directora de Producción del Teatro Nacional Sucre habló de “mujeres nodos” entre la decena de integrantes de Satélite Lat. Se trata de gestoras que hacen visible el trabajo de mujeres en la música de la región y que informan y actualizan datos sobre su ámbito laboral.

Los objetivos de estas asociaciones son colaborativos. “En países como Brasil la situación política ha complicado todo, por lo cual peligra su condición de potencia cultural. La lucha ahora es proteger lo que ya existe”, reflexionó Pazmiño, para quien los organismos como Sayce, la Senadi, el IFAIC o el RUAC deberían obtener mejores cifras para observar al sector.

“Hay desconocimiento y una ausencia de relaciones formales con las instituciones políticas”, afirma la productora, que ha trabajado en las 15 ediciones del destacado Festival Ecuador Jazz.

En la última década se han abierto espacios para la música, pero los nexos entre cada disciplina del arte se han reducido en el periodo que lleva funcionando el Ministerio de Cultura y Patrimonio, que ya tiene a un titular músico, el director de la Sociedad de Autores y Compositores del Ecuador, Juan Fernando Velasco.

Cifras en festivales y redes
Hoy se inicia la edición 25 de uno de los más grandes festivales musicales de la región, Rock al Parque, en Bogotá, y la especialista en marketing musical, Johanna Rivera, habló sobre su gestión.

Hay una tarima exclusiva para las mujeres en ese encuentro y eso es un avance, considera la representante de la plataforma colombiana CD Baby, que trabaja con las distribuidoras digitales como Spotify, ITunes o Dizer.

“Apenas el 20% de solistas o integrantes de una banda son de género femenino en las producciones que se distribuyen digitalmente”, contó la especialista.

En las listas de novedades semanales aparecen 8 músicas por cada 50 hombres, reitera Rivera. Y de esas ocho solo dos suelen ser solistas, mientras que el resto son invitadas de otros grupos. “Hay que pensar qué haremos para salir a flote, dejar de depender de que nos inviten”.

 El machismo como lastre
El mayor factor de exclusión es el machismo, coinciden las creadoras citadas. A las mujeres suele cuestionárseles que puedan desempeñar roles en la industria antes de verlas trabajando, confirma la cofundadora de la productora Pulso, Magui Tavella.

Con amplia experiencia en su país natal, Argentina, Tavella llegó hace seis años al país y ha producido conciertos como los de Natalia Lafourcade, Mon Laferte o Ana Tijoux, además del Verano de las Artes de Quito (VAQ).

No es nada fácil establecer equipos mixtos en el montaje de escenarios, considera la productora, que trabajó en cinco festivales iniciales en Ecuador antes de que los equipos integrados por hombres empezaran a comunicarse mejor con ella.

“Tuve que ganarme la confianza de los técnicos”, confiesa la gestora, “pero eso puede ser un error. Hay muchas cosas que cambiar para que te respeten, se enteren de que sabes y estás capacitada para trabajar en estas producciones grandes”.

Spotify continúa siendo la plataforma que más cifras arroja diariamente sobre música. Pero Ruidosa Fest, desde Chile, hace un seguimiento sostenido de las participantes de cada festival y de las artistas de la región. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: