El 80% de los boletos para ver a Judas Priest ya está vendido

- 27 de octubre de 2018 - 00:00
La venta de camisetas de Judas Priest -especialmente las que tienen el diseño de la gira Firepower (azul)- creció en los últimos días en Guayaquil.
Fotos: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

300 agentes de Policía e igual número de guardias privados estarán a cargo de la seguridad en el recital de mañana. Se prevé la presencia de al menos 11.000 seguidores del grupo británico.

El guayaquileño Glenn Aroca (47), bajista de varios grupos de rock, tiene un entusiasmo especial por el concierto de Judas Priest que se celebrará mañana en el coliseo Rumiñahui de Quito, en el marco de la gira Firepower.

Será la quinta vez que vea a la banda de origen británica, considerada como una de las más influyentes del  heavy metal.

Durante su estadía de casi 25 años en Estados Unidos la observó en el tour Painkiller, en el Demolition (con el exvocalista Tim “Ripper” Owens), en el Ozzfest (regreso del cantante actual Rob Halford) y en el aniversario número 30 del disco British Steel.

En esta oportunidad verá a los cinco músicos en su propia tierra y en compañía de sus principales amigos.

Los fans que compraron sus entradas en el almacén Brutalidad Total, del puerto principal, recibieron un póster.

Eso es lo que para este músico porteño “la hace diferente a todas las presentaciones anteriores”.

“No es lo mismo observarlos junto con uno o dos amigos allá, que en compañía de la mayoría de tus panas y demás músicos ecuatorianos”.

Aroca sostiene que los recitales de Priest son impecables desde lo musical.

“Prácticamente no hay fallas. Este grupo es muy exigente respecto a la calidad del sonido y la escenografía”.

Uno de los momentos más emotivos de cada show, enfatizó, es justo al inicio, cuando se escucha el poderoso rugir de una motocicleta. Se trata del instante en que llega al escenario el vocalista Rob Halford, a bordo de una Harley Davidson.

Aroca, cuyo disco favorito del grupo es Sad Wings of Destiny (1976), irá mañana otra vez a ver a estos “dioses del metal”.

Un sondeo realizado por este medio a 30 rockeros de varias ciudades del país determinó que entre los discos preferidos por los fans están: Painkiller (1990), Screaming for Vengeance (1982) y Defenders of the Faith (1984), en ese orden.

Aroca compró su entrada en el puerto principal donde en los últimos días hubo una alta demanda de tiquetes. Lo mismo ocurre con las camisetas alusivas al grupo.

José Franco Calixto es el encargado, en Guayaquil, de la distribución de los pases al show que dará Priest junto a los alemanes Kreator y Black Sun, de Ecuador.

Aseguró que las primeras localidades en agotarse fueron las golden ($ 200) y las box ($ 160).

“La capacidad en golden es solo para 500 personas y por eso tuvieron una alta demanda”, precisó Franco. 

Calculó que unos 300 fanáticos de la urbe coparán las diferentes localidades.

En cuanto a las camisetas, Marco Chóez, gerente del almacén de su mismo apellido, aseveró que entre 6 y 8 prendas de este tipo comercializó por día durante esta semana.

Los costos oscilan entre los $ 15 y $ 20, en más de una decena de diseños.

Un trabajo de 8 meses
Diego Eivar, vocero de prensa y en redes sociales del concierto, afirmó que, hasta la tarde de ayer, el 80% de las entradas ya estaba vendido en diferentes ciudades.

Recordó que hace 8 meses empezó el trabajo de la empresa Escena Eventos para negociar y concretar la venida de la agrupación británica. “Hubo cuatro promotores ecuatorianos interesados en traerlos”.

El concierto, dijo, empieza a las 19:00 con la presentación de los ecuatorianos Black Sun; luego, cerca de las 20:00, tocará Kreator y a partir de las 22:00 lo hará Judas Priest.

Respecto al operativo de seguridad, expresó que 300 policías estarán presentes e igual número de guardias privados. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: