Los socialistas del siglo XXI no siguieron el ejemplo de Mandela

- 25 de julio de 2018 - 00:00

Rolihlahla fue el verdadero nombre de Nelson Mandela (1918-2013), que significa “El que sacude los árboles”.

Su legado para los pueblos del planeta fue el no haberse perpetuado en el poder como presidente de Sudáfrica; ejemplo que no fue seguido por los tiranos sanguinarios Maduro, de Venezuela, y Ortega, de Nicaragua, así como otros que quieren continuar: Lula en Brasil, Morales en Bolivia y Correa que quiere volver.

Mandela aprendió a escuchar y guiar más que gobernar por decretos. Se dirigía al corazón de la gente, se fijaba en quienes consideraba rivales para convertirlos en amigos.

Los injustos 27 años de cárcel que pagó le enseñaron autodominio, disciplina y concentración, características que consideraba esenciales en un líder. (O)

Lic. César Burgos Flor