Réplica

- 26 de septiembre de 2018 - 00:00

El 23 de septiembre, EL TELÉGRAFO publicó en “Ideas y Debates”  un artículo del Sr. Bernardo Sandoval, titulado “Exceso de médicos en Ecuador”. A partir de las falsedades sobre la colaboración en salud que ofrece Cuba a Ecuador nos vemos en la obligación de realizar algunas aclaraciones imprescindibles:

1.- Es falsa y mal intencionada la afirmación de que “… se explota a los médicos cubanos, a quienes les entregan una exigua fracción de su salario, cuando la mayoría de este va al Gobierno de Cuba…”. Los médicos cubanos que laboran en Ecuador como parte de los convenios bilaterales lo hacen voluntariamente. Se tratan de especialistas de alta calificación y larga trayectoria laboral, que reciben no solo una remuneración en Ecuador, sino también su salario íntegramente en Cuba durante el tiempo de trabajo en Ecuador. Tienen cubiertas su seguridad social en Cuba y sus vacaciones anuales. El Gobierno cubano cubre el pago del alquiler de su vivienda en Ecuador, los servicios de gas, electricidad, agua, televisión por cable e internet. Se les paga también el boleto aéreo cuando viajan a Ecuador, cuando, anualmente, viajan de vacaciones a Cuba, y una vez concluyen su trabajo en el país. El Gobierno cubano asume, además, otros gastos de transportación interna en Ecuador y todos los gastos de su atención médica en el país.

2.- Los médicos cubanos no desplazan al personal ecuatoriano. Todas las plazas y especialidades que cubren los galenos cubanos son aquellas en las que no existen suficientes profesionales ecuatorianos para satisfacer las necesidades del país. Por otra parte, nuestros médicos laboran, en muchas ocasiones, en lugares de difícil acceso y complejas condiciones de vida, donde existe necesidad de atención médica a poblaciones vulnerables.

Los profesionales cubanos que laboran de manera consagrada en Ecuador, lo hacen en virtud de un compromiso con la salud de su pueblo. Cuba, tal y como ha hecho y hace con otros pueblos, comparte con Ecuador, no lo que le sobra, sino con profundo amor, todo lo que tiene. (O) 

Rafael Dausá Céspedes

Embajador de Cuba en Ecuador