Reformas a la Ley Orgánica de Comunicación (LOC)

- 04 de diciembre de 2018 - 00:00

El periodismo es una profesión noble y su ejercicio es vital para las democracias. Los ciudadanos bien informados toman mejores decisiones. En atención a esto, el Congreso Nacional ecuatoriano involucró a la academia en este tema y aprobó, en 1945, la creación de Escuelas de Periodismo en Quito y Guayaquil. Hoy, las carreras de Comunicación y Periodismo se ofertan en 49 universidades de Ecuador.

En el contexto del debate para reformar la Ley Orgánica de Comunicación, preocupa que se considere eliminar el requisito del título de periodista o comunicador para ejercer la profesión, pues esto llevaría a la precarización de una labor que requiere extrema responsabilidad. Es un error conceptual considerar el ejercicio del periodismo -práctica profesional concreta- como un equivalente de la libertad de expresión.

Jamás debió mezclarse la información con la opinión bajo el título de “contenido comunicacional” y someterlas a la misma regulación, como sucede en la Ley Orgánica de Comunicación vigente. Ello, es evidente, obedeció a un hacer de la política y no a necesidades ciudadanas. Una formación universitaria, además, alimenta el debate y aporta a la noción de la ética, tan imprescindible en este siglo XXI, en un contexto donde la desinformación o bulo afecta gravemente al mundo.

Son esas herramientas necesarias, en concepto y práctica, las que aportan las universidades. Como formadores de profesionales, confiamos en que no se tomará a la ligera el debate de las reformas a esta ley, cuando hay miles de estudiantes abordando con seriedad su preparación, cada vez con mayor conciencia de su impacto en los destinos del país.  

Lcdo. Efraín Luna Mejía, Mgs.
Director Carrera de Comunicación Social
Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil (UCSG)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: