El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.14/Jun/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

Matrimonio, expresión de amor

28 de agosto de 2019 00:00

El Código Civil define al matrimonio como “contrato solemne mediante el cual un hombre y una mujer se unen para vivir juntos y procrear mutuamente“.

La Corte Constitucional ha resuelto aceptar el mal denominado matrimonio igualitario. No se puede realizar un matrimonio con dos personas de un mismo sexo, peor adoptar niños, los cuales tendrían dos papás o dos mamás, lo cual es inaudito, inaceptable e inaplicable.

Encontramos que algunas parejas normales solamente se han unido de hecho o únicamente se han allanado al matrimonio civil, lo cual no es un matrimonio completo, lo que permite que no exista una total integración familiar.

Casarse es fácil, pero en nuestra sociedad seguir fielmente casado es una situación inestable que repercute en la integración, y también en la intimidad, porque se requiere tener una profunda cercanía emocional, financiera, intelectual y espiritual.

Cuando se cumple ante la sociedad con el matrimonio civil y eclesiástico, este se convierte en un tratado, convenio o pacto de aliado; dicho de otro modo: son dos personas unidas en un solo sentimiento. Por lo tanto, el matrimonio permite que los esposos estén muy unidos en todos los aspectos de la vida y tienden a apoyarse mutuamente.

Elena de White, una polifacética escritora, declaró: “Por mucho cuidado y prudencia con que se haya llegado a la perfecta unidad al realizarse la ceremonia de casamiento, la unión verdadera de cónyuges es obra de los años subsiguientes”.

La pareja no solo debe ser marido y mujer, sino que deben convertirse en auténticos amigos, aliados íntimos, y así impulsar un matrimonio estable. (O)

Lic. Ricardo Ordóñez Jaramillo

Contenido externo patrocinado