El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.6/May/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

Carlos Gerson Almeida: "Yo lejos de vulnerar algún derecho lo que hago es garantizar el derecho a la vida"

Nosotros no estamos ni en la derecha ni en la izquierda, estamos arriba buscando la virtud política para el mejoramiento, para el progreso, para el superávit...
11 de noviembre de 2020 00:00

GersonAlmeidaDatos

Se identifica como un hombre de fe, cristiano, padre de familia, abogado y conocedor de la realidad de Ecuador y su gente. Nació en Curitiba, Brasil, el 10 de mayo de 1974, porque su padre se encontraba en funciones oficiales a nombre del Estado ecuatoriano.

Su anhelo es "un Ecuador que se levanta con la luz de la esperanza de días mejores, con una sociedad práctica y ética donde priman la verdad, la justicia y la paz". Sueña con un Ecuador en PRO de la vida, en PRO de la esperanza... Un Ecuador productivo (las mayúsculas son suyas y figuran así en su biografía).

Es abogado de los tribunales  y juzgados de la República (Universidad Particular Internacional SEK), doctor en Jurisprudencia, especialidad Derecho Económico Internacional; tiene una maestría en teología  por la Latin University of Teology, además es representante del movimiento Vida y Familia en Ecuador, y fundó la Iglesia Cristiana, Ministerio Betel Casa Apostólica en Ecuador.

Es pastor y apóstol de la Iglesia Cristiana, Ministerio Betel Casa Apostólica y consejero familiar.  Actualmente s candidato a la presidencia y participa en estas elecciones (febrero de 2021) por el Movimiento Ecuatoriano Unido.  

Economia

¿Cómo se sale de la crisis en un Ecuador que necesita de préstamos para pagar los sueldos de los empleados públicos y cuya fila de proveedores dobla la esquina? 

El Ecuador tiene en este momento un grave problema y el problema que tiene es que es víctima de una falta de ideas políticas y económicas para poder salir de esta crisis. Usted bien ha señalado que el Ecuador para salir de deudas lo que hace es buscar endeudamiento, es decir, me endeudo para ya no estar endeudado y esto sigue siendo una cadena, un espiral.

Lo que el Ecuador tiene que hacer para salir de la crisis (estamos hablando de un problema de 200 años de vida republicana) es activar la economía por primera vez; el Ecuador no tiene un plan de desarrollo, no tiene una política de Estado, el Ecuador no se ha podido desenvolver durante muchísimo tiempo porque le hace falta un pensamiento económico propio.

Hoy estamos planteando otra vez el pragmatismo ético, que es un pensamiento novísimo para este tiempo; estamos planteando que el Ecuador active su producción con su productividad, de tal manera que nosotros no tengamos que recurrir a otro esquema o sistema, sino el de la producción nacional, entendiendo que el 50 por ciento más uno de la población ecuatoriana y de todos los factores de producción, esto es capital, patrimonio, etc., tiene que estar activados; eso se entendería que es una activación, por lo tanto está mal hablar en términos de reactivación económica cuando no ha habido primero una activación. Esto significa tomar todos los factores de productividad, todos los factores de la sociedad para ponerlos primero en funcionamiento. Ese es el primer punto.

Y eliminar las distorsiones entre producción y productividad. ¿Qué quiere decir? Que hay ciertas cosas que no permiten que la rentabilidad final se haga evidente. Si es que no hay una conexión entre producción y productividad nosotros no vamos a tener rentabilidad y por lo tanto no tenemos el capital necesario para cumplir con las obligaciones. La palabra clave es activar, vamos a activar la economía.

¿Piensa mantener la dolarización o está pensando en alguna medida alternativa para reemplazarla? 

El Estado ecuatoriano por el momento no tiene la capacidad de cubrir o de suplir otro esquema; el dólar en este momento, de una u otra forma, le ha dado al país la posibilidad de mantener cierto esquema de inversión, de ahorro, etc. No existe en nuestro sistema financiero ecuatoriano la posibilidad de soportar una transformación monetaria, de tal forma que todo lo que se piense hacer fuera de esto de aquí sería una aventura. El Ecuador no tiene reserva de oro, el Ecuador tiene actualmente una crisis financiera muy grave como para pensar en una moneda propia.


Con unos porcentajes desalentadores de empleo y subempleo, ¿cómo va a paliar el desempleo y qué medidas propone para reactivar el empleo? 

Una vez que la economía se active, nosotros lo que pretendemos hacer es un salvataje al sector agrícola, al sector productivo, al sector de emprendimiento, a los trabajadores, a los profesionales, a los agricultores. Muchas veces se ha hecho salvataje a los bancos a fondo perdido; este es el tiempo para activar a la nación mediante la inversión de capitales o la introducción de capitales, que vienen y que muchos de ellos ya están disponibles, por ejemplo, para el emprendimiento. Actualmente tenemos $ 1.500 millones listos y disponibles, que no se pueden ingresar por falta de decisión política. También hay unas cantidades que están listas para entrar. Pero cuando nosotros empecemos a activar a la nación vamos a recibir todos los recursos para poder hacer esto de aquí.

No nos olvidemos que también uno de los factores que distorsionan la producción y la productividad es la corrupción; cuando nosotros empezamos a limitar la acción de la corrupción -esto tenemos que analizar de manera coyuntural y estructural- en unos días vamos a empezar a contar con los recursos. El Ecuador no está activado, el Ecuador está mal administrado y, en ese sentido, la generación de empleo va a ser una consecuencia de activación del aparato productivo. No se puede pensar en querer activar algo cuando todavía nuestra sociedad no ha recibido la capacidad para poder hacerlo desde este punto de vista.

Corrupcionok
La corrupción es parte de la retórica de todos los candidatos, ¿tiene alguna medida en mente para poder contrarrestarla? 

La corrupción es un fruto y al ser un fruto tiene que ser tratado de raíz, desde el momento en que nace. Entonces hay dos formas de combatir la corrupción: la primera es la coyuntural, es decir, la que se tiene que hacer inmediatamente y para eso se tiene que hacer una reforma legal, para eso se tiene que hacer una agravación de penas, para eso se tiene que perseguir a la persona que abusando de la confianza que se le está dando, en el sector público por ejemplo, empieza a medrar los recursos, empieza a ser un factor coyuntural, pero también el de fondo tiene que ver con una reforma a la educación, en donde hombres y mujeres sean formados en valores, que también vuelva la ética. Vamos a lograr hombres y mujeres que amen a su país y por lo tanto que no perjudiquen al erario.


Desde el punto de vista práctico, inmediato, coyuntural que le hablé hace un momento, lo que se tiene que hacer es una persecución de esos capitales, una pesquisa; hemos hablado nosotros ya con algunos organismos que se dedican a hacer esto de aquí para recuperar los fondos, pero el problema de fondo del Ecuador tiene que ser tratado también de fondo. La reforma educativa es necesarísima para que el Ecuador empiece a recuperar sus valores y de esa manera todo lo que se ha causado como perjuicio. Y de aquí hacer una medida preventiva desde la educación para que no existan este tipo de cosas. 

Asamblea
Muchas veces el Ejecutivo se ve maniatado por la bufonada y el contorsionismo de los asambleístas que exigen cuotas de poder para dar trámite a ciertas leyes. ¿Cree usted que una Constituyente es oportuna? 

De acuerdo a como está organizado el Estado, de acuerdo a lo que está establecido en la Constitución, hay que hacer una reforma orgánica y dogmática a la Constitución; esto significa que una Constituyente tendría que ser necesaria para poder restablecer y para poder organizar el Estado; eso también le va a dar mayor gobernabilidad al gobernante. Y esto de aquí nos va a implicar un cambio en la manera de entender. No nos olvidemos también que una de las cuestiones que estamos viviendo hoy es una falta de política definitiva, un pensamiento político propio, un pensamiento político adecuado, eso es lo que nos tiene hoy postrados. ¿Y qué significa? Que vamos a tratar de hacer los mismos intentos si es que no hacemos una reforma de fondo, esto implicaría cambiar la manera cómo se entiende el Estado y cómo se organiza el Estado y para eso es necesario una reforma constitucional.

En definitiva, ¿tiene en mente convocar a una Constituyente?
Se tiene que hacer una Constituyente porque se tienen que reformar la estructura y los principios que están establecidos en sí.

Educacion
En el ámbito educativo, ¿piensa hacer alguna reforma, algún cambio, tiene algún proyecto en mente, algún plan? 

La educación tiene que ser tratada desde un punto de vista de una política de Estado, no solamente la política pública que sea cambiada en la próxima administración.
La educación tiene que ser tratada desde el punto de vista vocacional, es decir, nosotros tenemos problemas de corrupción, por ejemplo, porque no se les hace un seguimiento vocacional a los niños desde que entran a la fase pre primaria, y lo que tenemos es una serie de estudiantes que lo que hacen es obedecer a imposiciones sociales y aun familiares. Entonces la gente estudia y tiene una presión por una carrera determinada.

Si nosotros hacemos un seguimiento desde la vocación, vamos a tener hombres y mujeres que nos están mostrando cuál es la aptitud que tienen desde pequeños; cuando ellos lleguen a la elección de su especialidad no van a estar dudando y entrando donde un psicólogo para que les diga lo que tienen que elegir. Y cuando elijan su carrera van a ser no solo excelentes estudiantes universitarios, sino que a la mitad de la carrera universitaria van a empezar a generar lo que es la máxima académica: la investigación, la ciencia, el desarrollo. Y cuando sean profesionales lo que van a hacer finalmente es no aportar con corrupción, sino que van a ser profesionales excelentes que van a aportar con el desarrollo del país.

Entonces, desde el punto de vista estructural, la educación necesita una política de Estado con muchas reformas, incluyendo además valores, ética y todo lo que tiene que ver con un sistema de desarrollo educativo.

La salud parece una cartera de segunda, una cuestión tangencial, al final todos moriremos de algo. Pero ya la vida se encargó de mandarnos una pandemia en la que la salud no depende solo de nosotros, sino de todos, y eso incluye al gobierno. ¿Qué propuestas tiene para que todos los ecuatorianos sean atendidos dignamente y tengan acceso a un derecho fundamental como es la salud? 

Obviamente que sí es responsabilidad del Estado (…) el presupuesto dado a la salud o a la educación no puede ser tocado para otros fines como ha sucedido en este tiempo. La política pública, la política de Estado, tiene que ser muy certera en cuanto al manejo de esto. Eso quiere decir que la asignación para asuntos de salud pública es prioritaria; nosotros defendemos la vida, no solo desde la concepción -al ser el único binomio pro vida- sino durante todo el desarrollo de toda la vida del individuo, y esto implica garantizar esa vida, y ¿cómo se hace? A través de la salud. Desde ese punto de vista es una política muy importante para nosotros organizar los recursos necesarios sin desviarlos para otros fines.

¿Piensa poner en marcha algún plan de vivienda? 

Lo que se tiene que hacer es activar la economía y una vez que el sector de la construcción esté activado, por la serie de estímulos que se pretende introducir y canalizar...  Uno de los sectores de la actividad productiva es el sector de la construcción, y no solamente de la vivienda popular sino de la vivienda de clase media y clase alta; incentivar la construcción obviamente también se va a tratar desde aquí, pero también la vivienda popular es garantizar la calidad de vida de los ecuatorianos, pero para eso tiene que estar sustentable. Activemos la economía y entonces ya se podrá empezar a hacer todas las demás cuestiones garantizando en buena parte esto de aquí. No nos olvidemos que al activar la economía las personas tendrán la capacidad de adquirir créditos.

Hay otra forma de fomentar la construcción y la promoción de la vivienda de clase media, por ejemplo, insertando la libre competencia en la banca nacional, para que los intereses bajen y se pueda hacer de manera práctica una promoción de créditos que a todas las personas les permita adquirir su vivienda.

Genero


¿Qué piensa del aborto? ¿Debe ser parte de la salud pública? 


Es un tema que filosóficamente ya ha sido discutido, saldado, y el deber del Ejecutivo es cumplir y hacer cumplir lo que la ley y la Constitución disponen. La Constitución establece que la vida se la defiende desde la concepción y, en ese sentido, además de que nosotros somos pro vida, estamos convencidos de que ese es el derecho más inmanente. Desde el punto de vista del desarrollo social, sin ese derecho no hay ningún otro derecho, y no solamente en la concepción sino en todas las fases de la vida. Así que la salud pública tiene que atenerse a lo que la disposición constitucional establece, y en este caso (...) nosotros también atendemos casos extremos, pero el asunto del aborto ha sido tratado ya constitucionalmente, legislativamente y ejecutivamente.


¿Qué opina sobre la identidad de género, el matrimonio igualitario y el feminismo?

Igualmente, desde el punto de vista constitucional, lo que nosotros pretendemos que todos comprendamos es que el Ecuador es un estado de derecho y esto implica el cumplimiento de las leyes que están establecidas. Si nosotros queremos hacer el cambio de alguna cosa tenemos que seguir el procedimiento adecuado. En el Ecuador lo que se hizo fue la aplicación directa de la opinión consultiva de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, entonces, abriendo un paréntesis: una opinión consultiva no obliga a los estados signatarios, una sentencia sí obliga. Si quieren hacer las cosas bien tenemos que respetar el debido proceso y hoy se ha producido una antinomia jurídica. Desde el punto de vista legal eso de ahí tiene que ser considerado para que el Estado ecuatoriano no sea también entendido como un ente que irrespeta al debido proceso.

¿No era vinculante? Pero más allá de eso el Estado es laico, ¿está considerando eso? 

Respecto a la pregunta que me hace no tiene nada que ver el Estado laico. El estado laico en este punto significa que ni la iglesia tiene interferencia en el estado ni el estado tiene interferencia en la iglesia. Y esto no significa que el gobierno sea ateo, una cosa es el laicismo y otra cosa es el ateísmo. Tiene que ver con el respeto, con la promoción social, con la prosperidad.

¿Usted no cree que el aborto y el matrimonio igualitario encuentran rechazo por una cuestión meramente dogmática, religiosa? 

Todos los hombres tenemos, el género humano tiene, una base de convicción legítima; en mi caso es el respeto al prójimo y a partir de ahí construir un Estado al que tanta falta le hace una ética, en este sentido (…) el respeto a la propiedad privada, el respeto a ciertos derechos, eso de ahí tiene que ver con una cosmovisión, claro que sí. Yo lejos de vulnerar algún derecho lo que hago es garantizar el derecho a la vida, el derecho a la participación, todos los derechos se dan de acuerdo a las leyes. En la medida en que los ecuatorianos entiendan que hay leyes que respetar vamos a vivir en convivencia y en paz social, eso es lo que estamos proponiendo
El concepto del derecho a la vida tiene que ser garantizado, eso no es conservador, eso es progresista bien entendido.

Ambiente
No podemos vivir a espaldas de los problemas ambientales porque queramos o no es un asunto transversal que nos atañe a todos. ¿Qué políticas piensa aplicar para contrarrestar la contaminación y el daño climático?

Conservar los recursos para la próxima generación, esto quiere decir que estamos de acuerdo en que se haga, por ejemplo, una explotación minera pero respetando al ecosistema, es decir un concepto de desarrollo sustentable y sostenible. Es necesario que el Ecuador tenga una política de Estado cuando hay algunos recursos que están siendo amenazados. El agua, los recursos naturales, etc., tienen que ser aprovechados como un concepto de sostenibilidad y esta sostenibilidad estar de acuerdo con lo que decía hace un momento del derecho de la vida y de los que vienen atrás, es decir, que el Estado sea el promotor y garantizador de la conservación de todos los recursos naturales, sobre todo desarrollo sostenible y sustentable.


Te recomendamos

Las más leídas