Bradley Manning: “No ayudé al enemigo”

01 de marzo de 2013 - 00:00

El soldado norteamericano Bradley Manning se declaró ayer culpable de filtrar documentos clasificados a una tercera parte “no autorizada”. Pero en el cargo de  ayuda al enemigo, la acusación más grave a la que se enfrenta, dijo que era inocente tras señalar que difundió la información para que los estadounidenses conocieran los abusos de la guerra.

El acusado de la mayor filtración de la historia estadounidense reconoció a través de su abogado, David Coombs, haber poseído y transmitido información clasificada. Manning dijo que filtró datos para que los estadounidenses conocieran “el desprecio por la vida humana” con la que algunos soldados ejecutaban ataques en Irak o Afganistán.

En la lectura de una declaración de 35 páginas en el tribunal militar donde se prepara su juicio, Manning explicó que filtró “por voluntad propia” y “sin presiones” cientos de miles de documentos secretos con la intención de “levantar un debate público sobre el papel de las Fuerzas Armadas y sobre política exterior”.

El soldado, de 25 años, dijo que su “curiosidad e interés por la geopolítica” le llevaron también a filtrar el contenido de los cables diplomáticos, ya que consideró que esa información no “dañaba a EE.UU. y no era más que embarazosa”.

Videos de masacre

Reconoció haber manipulado de manera irregular documentos confidenciales protegidos, así como de “posesión sin autorización y la transmisión intencional” de un video que muestra cómo civiles son baleados desde un helicóptero de combate en Irak en julio de 2007 y de otro en el que se ve un bombardeo aéreo en la provincia de Farah, en Afganistán, en mayo de 2009, en el cual unos 100 afganos habrían resultado muertos.

En concreto recordó que meditó filtrar a principios de 2010 el vídeo conocido como “Collateral Damage”, un ataque aéreo estadounidense en el que fallecieron dos fotógrafos de la agencia Reuters por “el desprecio a la vida”, “el aparente placer por la sangre” y el vocabulario despectivo de los autores del ataque.

El ex analista de inteligencia piensa igualmente declararse culpable de haber transmitido memorandos relativos a las guerras de Irak y Afganistán y a los detenidos en la base de Guantánamo (Cuba), así como de varias decenas de cables diplomáticos estadounidenses.

Manning reveló que primero intentó filtrar esa y otras informaciones clasificadas a los diarios Washington Post y New York Times, pero que al considerarse ignorado se puso en contacto con WikiLeaks.

En su intervención Manning dijo haber estado en contacto a través de Internet con una persona que él considera que era Julian Assange, fundador de WikiLeaks, actualmente recluido en la embajada ecuatoriana en Londres.

La juez militar Denise Lind explicó posteriormente que eso implica haber “revelado sin autorización información a una persona no autorizada a recibirla”.

La declaración de culpabilidad le acarrearía la pena mínima vinculada a esos cargos, los de menor gravedad de los 22 de que le acusa el Gobierno estadounidense, que supondría dos años de cárcel por cada cargo. De ser hallado culpable de los más graves, enfrentaría una pena de cadena perpetua.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP