Ecuador, 21 de Julio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
José Gonzalo Bonilla

Un donante de órganos puede salvar muchas vidas

09 de febrero de 2024

En la tragedia griega escrita por Esquilo, por haber robado el fuego de los dioses, Zeus, el dios de dioses y de los cielos, condenó a Prometeo a que su hígado fuera devorado todos los días por un águila. Y aunque su hígado volvía a crecer todos los días, era nuevamente engullido por el ave de rapiña. 

Hoy sabemos que, así como este órgano, con excepción del cerebro, todos los órganos del cuerpo pueden ser trasplantados. En nuestro país la cobertura de este servicio es mínima. Lastimosamente en el Ecuador no se han generado una conciencia sobre esta necesidad.

La donación de órganos es un ejercicio de práctica de valores. Es muestra de que estamos dispuesto al servicio de otros y de la comunidad. Por ejemplo, al donar un riñón se evita que una persona deba aplicarse periódicamente de diálisis. Al donar un pulmón se contribuye a que una persona pueda volver a respirar. Pacientes con problemas de corazón pueden volver a vivir al recibir un nuevo órgano, si se donan las córneas un paciente puede recuperar su capacidad de ver el mundo. 

Y así, como estos miembros, se pueden donar también otros órganos como son la piel, los huesos, intestino, la médula o el páncreas. La donación de órganos puede restituir cualquier función perdida 

Es importante tener en cuenta que hay órganos que solamente pueden ser donados cuando el donante está con muerte cerebral. La mayoría de los casos, los órganos pueden ser donados cuando los pacientes son cadavéricos. Es condición obligatoria que el donante dé su consentimiento y que no tenga ninguna enfermedad grave con enfermedades cardíacas, diabetes o cualquier tipo de cáncer. 

Un solo donante puede salvar múltiples pacientes y mejorar su calidad de vida. Todos debemos estar conscientes de que en cualquier momento podemos necesitar nosotros o alguien muy cercano, recibir un órgano que nos permita seguir viviendo. 

Si bien el Ecuador cuenta con una ley para la donación de órganos, nuestro país no ha sido suficientemente informado sobre esta posibilidad. Aún existe un déficit de donaciones y de servicios hospitalarios. En cuanto a estos últimos, se cuenta con el Hospital de Cuenca y con el Hospital Luis Vernaza de Guayaquil.

Es hora de que hablemos en nuestros hogares, en escuelas y colegios sobre la importancia de la donación de órganos. Pero a más ello cada funcionario de las ventanillas de la cedulación debería convertirse en un promotor de esta acción social. 

Contenido externo patrocinado