Ecuador, 21 de Abril de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Mauricio Riofrío Cuadrado

Quito sufre

06 de febrero de 2022 - 00:00

La fatalidad arribó a la capital de los ecuatorianos de la mano del agua que, en medio de una intensa y pertinaz lluvia, abandonó su natural característica de fuente de vida para transformarse en tragedia, sufrimiento y muerte.

El aluvión que sorprendió al sector de la Gasca y la Comuna y conmovió al país entero, el último día del primer mes de este 2022, deja un saldo trágico fundamentalmente por las pérdidas humanas, pero también porque generó deleznables comportamientos de quienes, aprovechándose de las circunstancias, se disfrazaron de voluntarios para saquear lo poco que les quedó a las víctimas y damnificados. Otros en cambio, se dedicaron a la ingrata tarea de buscar culpables, hacer cálculos políticos en medio del lodo propio de la miseria humana, sin respeto alguno al dolor de la ciudad.

Afortunadamente, vivimos en un país en el que pese a todo lo oscuro que nos pueda parecer el mundo, denota que hay algo esencial en su gente, un algo que nos lleva a reconstruirnos y recuperarnos como género humano, a escapar del nubarrón y dejarle espacio a la buena conciencia, al trabajo y a la solidaridad. Guayaquil acude sin ambages, las instituciones públicas y privadas, los países amigos, todos confluyen a mitigar la desgracia. Del mismo modo, la gran mayoría de los ecuatorianos acuden y apoyan sin miramientos de raza, religión o credo político, clara muestra de que se puede pensar a futuro en el renacimiento de la nación.

Ciertamente debe llegar la hora de la determinación de responsabilidades, pero hay que hacerlo sin prejuicios, desde la legalidad, con respeto a principios universalmente aceptados como la presunción de inocencia, la legítima defensa y el debido proceso, alejados de los bastardos intereses, rencores y ambiciones políticas

Hoy por hoy, tristemente Quito sufre y ese sufrimiento nos exige estar a la altura de las circunstancias, es imperativo que nuestra capital con memoria atempere el sufrimiento y saque a relucir su casta y coraje para seguir adelante con esperanza.

El corazón de Quito está roto, pero late, tal como reza el Invictus de Henley: "su cabeza sangra pero esta erguida…".

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media