Ecuador, 16 de Junio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Valeria Arcos Hervas

¿Quién tiene la razón?

09 de noviembre de 2021

En Ecuador hemos sido testigos, el último tiempo, de una constante pugna de poderes y medición de fuerzas entre el Ejecutivo, sus representantes, y sectores sociales, entre los que están el movimiento indígena y otros colectivos.

Los discursos antagónicos, entre otras causas, responden, a más de las agendas e instrumentalización políticas, a lecturas de contexto distintas. No es posible desconocer que la realidad siempre estará en consonancia con la percepción que tenemos de ella; pero, en esa situación, a quién dar la razón.

Tiempo antes, hice alusión a la tan mentada frase de J. F. Kennedy: “Se puede ganar con la mitad, pero no se puede gobernar con la mitad en contra”; anticipándome a que en nuestro país el capital social debe ser consolidado en los territorios, que es donde se generará la verdadera disputa por el poder. Hoy estamos viviendo precisamente eso. Hay realidades complejas en las familias ecuatorianas en las que la restitución de sus medios de vida es una urgencia, pero también nos enfrentamos a una situación en que la ingente demanda de recursos requiere de tomar decisiones firmes que no pueden dar espacio a la tibieza.

Es evidente que la polarización y fragmentación del tejido social nos ha pasado factura. A lo que se suma el desafío permanente de lograr consensos al interior del máximo órgano legislativo, en donde no ha sido posible generar acuerdos mayoritarios y donde se reproduce el mismo antagonismo que existe en las calles.

Por parte del Ejecutivo se ha desestimado la protesta social a sabiendas de que deslegitimarla, con razón o no, probablemente supondrá exacerbar el conflicto a puertas de una negociación, de la cual dependerá que la tregua no represente una paz negativa ni una frágil calma, sino un estado permanente. A ello se suma una notoria debilidad en la estrategia comunicacional en la que el discurso oficialista no ha podido ser posicionado como se esperaría, en un escenario en el que el cruce de palabras a través de misivas y redes sociales desgasta la posibilidad de tender puentes.

Ecuador vive en una especie de círculo vicioso en el que se requieren tomar medidas definitorias para hacer frente a la complejidad estructural actual, que, dicho sea de paso, es multicausal. Las decisiones que se están tomando por parte del Gobierno Central pueden, por su impopularidad, derivar en un desafío a los espacios de gobernabilidad. Por tanto, llegar a acuerdos cediendo, puede suponer un retroceso importante en materia económica, pero el no hacerlo, por el contrario, supondrá que retornen los bloqueos y protestas, que pueden llegar a tornar a la situación a niveles aún más críticos que los actuales.

Contenido externo patrocinado