Ecuador, 27 de Mayo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Rosalía Arteaga Serrano

Quien se atreve a enseñar

09 de abril de 2024

Hace unos pocos días leía una de las interesantes frases de John Cotton Dana, bibliotecario norteamericano del siglo veinte, quien decía: “Quien se atreve a enseñar nunca debe dejar de aprender”, tratando de alentar a los maestros a acercarse a los libros, a nunca dejar de leer y, por lo tanto, de aprender.

Esta frase nos introduce a la realidad de los maestros, sobre todo de quienes asumen con pasión su carrera, que beneficia directamente a los estudiantes, a quienes se debe y por quienes trabajan intensamente para no solo transmitir conocimientos, sino sobre todo valores y actitudes, esfuerzo y dedicación.

La necesidad de la preparación continua es hoy más imperante que nunca, si dimensionamos la cantidad de conocimientos nuevos que se tienen, así como el avance de las ciencias, de la tecnología y de la innovación. Por lo tanto, la capacitación permanente se impone, tanto de manera formal como informal, cuando hay una gran dosis de rigurosidad y disciplina para no cejar en el empeño de adquirir nuevos conocimientos.

Por ello, vale la pena detenerse a pensar en el rol de los maestros, en la necesidad de vocaciones vigorosas, acompañadas de esa hambre de conocimientos, que, me parece, es característica de los buenos docentes. Un hambre que nunca se sacia y que requiere alimentarse de manera continua para seguir existiendo, para ser congruentes consigo mismos.

Enseñar implica un acto de valentía personal, significa madrugadas para preparar clases, diseñar estrategias, desarrollar la capacidad de enfrentarse a un público no siempre benevolente ni bondadoso, corregir exámenes y tareas, y llenar de expectativas positivas a sus alumnos.

Hay una tendencia a minimizar los esfuerzos docentes y más aún los de los maestros de educación básica, de los sectores rurales y urbanos marginales. Se especula indicando que la educación es un gasto, cuando no es así. Debe ser tratada siempre como una inversión, la más rentable y la más duradera.

Contenido externo patrocinado