Ecuador, 12 de Julio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Bernardo Sandoval Córdova

La vacunación está estancada

14 de noviembre de 2021

El 24 de mayo de 2021 apenas el 3,2% de la población ecuatoriana había completado dos dosis de la vacuna contra el Covid 19. El Presidente Lasso se había planteado el conseguir, en los primeros 100 días de gobierno, que 9 millones de ecuatorianos reciban las dos dosis de dicha vacuna, es decir el 50% de la población. Esta oferta de campaña fue cumplida a cabalidad lo cual, aparte de loable, significó para el gobierno de Lasso una importante ganancia de capital político que, por otras causas, se va desvaneciendo. Lamentablemente, el ritmo de vacunación que en algún momento fue espectacular, se ha estancado inaceptablemente. No es posible entender que hasta el 4 de septiembre el 53,28% de la población había recibido dos dosis de la vacuna y hasta el 11 de noviembre, apenas se haya avanzado hasta el 57,83%. Difícil de creer que en 100 días se haya avanzado algo más de 50% y que en los últimos 67 días apenas se haya progresado en 4,56%.

Es absolutamente incontrovertible el formidable impacto que la vacunación completa ha tenido en la población. Tanto es así que el último día en el que hubo más de 1000 casos nuevos fue el 11 de agosto y el último día en que hubo más de 100 fallecidos fue el 15 de mayo. De hecho, en los últimos días ha habido menos de cinco fallecidos por día. Está claro que la pandemia está muy lejos de resolverse, pero el factor fundamental es asegurar que el 85% de la población esté inmunizada. Al ritmo que va el proceso serán muchos meses los que tengamos que esperar para que esto se consiga, a menos que el gobierno recupere su entusiasmo original.

Los datos de los porcentajes de vacunación y de números de casos y de fallecidos están disponibles en varios portales web cuya información proviene de los propios países y, por ello, éstos no tienen cómo argumentar de que la información es falsa. Evidentemente le corresponde al gobierno el retomar su iniciativa para asegurar que alcancemos la inmunidad colectiva. Siempre hay voces mal intencionadas para alarmar en el sentido de que ha habido un repunte de casos, lo cual, hasta ahora, no se documenta por las estadísticas; sin embargo, dado que hay el propósito de retornar integralmente a las clases presenciales, es indispensable el acelerar el proceso de vacunación. Sería muy penoso que una gran tarea se desdibuje por perder la consistencia. El gobierno tiene la palabra.

 

Contenido externo patrocinado