Ecuador, 23 de Abril de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Mauricio Riofrío Cuadrado

La cruz del Ecuador

17 de abril de 2022 - 05:54

En la academia y en la calle se comenta con total acierto y al mismo tiempo con desazón que, en el Ecuador lo imposible es probable y visto el desarrollo vertiginoso de las últimas noticias provenientes de afuera que se generan desde adentro, la afirmación se vuelve tristemente real.

Las críticas a la administración de justicia arrecian y con razón, el descontento con la clase política se justifica sin lugar a duda y no se trata de sumarse, sin reflexión, a los cuestionamientos que surgen de tanta barbaridad que pasa en nuestro crucificado país.

Para lograr el remedio, hay que señalar la enfermedad, eso está claro y dado que todos los caminos conducen a Roma, todo desemboca en la forma de hacer política. Estamos inmersos, enfrentados a un problema provocado por la incapacidad intelectual que, sumada a la falta de formación en valores contribuyen aceleradamente a una descomposición social galopante. La política está desorientada y no se conecta con los problemas de la gente, porque genera sus propios conflictos e intereses, lo cual hace que los políticos se dediquen a resolver sus problemas y no los de la población.

La improvisación está al orden del día, la dirigencia política cree que basta con cierta experiencia, no reparan en que es indispensable el sentido común que, por lo visto, es el menos común de los sentidos, no disciernen que para gobernar hay que saber de gobernanza, los políticos en nuestro país ignoran que no saben y por lo tanto, en esas circunstancias no pueden aprender. En este contexto, para colmo nadie les pide cuentas y ellos no las rinden, su responsabilidad es ínfima y conlleva a germinar una corruptela que es el caldo de cultivo de la mediocridad.

Al final de la Semana Mayor, los vientos de Resurrección no soplan para el Ecuador, la clase política distanciada de la gente evidencia total desvinculación de la comunidad, vive creando escándalos, se alimenta de la sinrazón y se desvive por sus intereses particulares.

Ha llegado la hora de la renovación, de aires nuevos, de cambio con fundamentos, de certezas, porque como Estado, corremos el riesgo de que la impunidad y la ignorancia se vuelvan parte de nuestra normalidad y lo peor es que a medida que se prolongan adquieren confianza.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media