“La lucha contra el hambre es un objetivo de desarrollo y un objetivo de paz”

El Gobierno piensa en contrarrestar la desnutrición infantil en el Ecuador.
28 de octubre 00:00

La vicepresidenta de la República, María Alejandra Muñoz, a propósito de la concesión del Premio Nobel de la Paz al Programa Mundial de Alimentos, se refirió también al proyecto que liderará desde los cantones que registran índices críticos de desnutrición. 

El despacho itinerante se enfocará en seis cantones del país que superan la media de desnutrición, es decir, registran una cifra superior al 35% de niños con hambre. Santa Elena y La Libertad en la Costa; Arajuno y Taisha en la Amazonía; Guaranda y Guamote en la Sierra, agrupan a 127 mil familias y 34 mil niños menores de 5 años.

“Conjuntamente con la Secretaría Técnica del Plan Toda una Vida, vamos a idear un centro de alto nivel que permita garantizar que la oferta de los servicios para atender la desnutrición crónica infantil y la demanda de esos servicios, lleguen y se presten a donde tienen que llegar. (…) Los niños entre 0 y 5 años, y las madres gestantes, tendrán garantizadas sus prestaciones.”

Para Mario Touchette, representante del Programa Mundial de Alimentos, señala que el país tiene un gran desafío, debido a que antes de la pandemia, la tasa de desnutrición crónica infantil en Ecuador era del 23%, la segunda tasa más alta de la región. “Esa cifra en los últimos años para los niños menores de dos años creció a 27% y podemos pensar que en el contexto actual estas cifras no van a mejorar.”

Con la desnutrición vienen los problemas irreversibles para los niños. La Vicepresidenta indicó que “la desnutrición crónica infantil es una de las trampas de la pobreza, y es ahí donde debemos atacar. Nos regresa a construir ética desde lo básico, desde los más vulnerables, desde aquellos que si no son nutridos y atendidos en salud en los primeros cinco años de su vida, quedan condenados a la pobreza.”

“Aún si se mejora su situación nutricional, nunca podrá recuperar el retraso que tuvo en sus primeros años, los niños tendrán afectado su desarrollo de manera irremediable”, precisó Touchette.

Actualmente, se encuentran en marcha varias iniciativas gubernamentales frente a esta problemática: brigadas de salud, conectividad en centros de salud para el levantamiento de información en tiempo real, bono nutricional en beneficio de casi 8 mil  familias. La Vicepresidenta Muñoz informó que en 24 semanas se expondrán los primeros resultados de esta intervención, diseñada para desacelerar los daños del COVID e ir cerrando la brecha del hambre en el Ecuador.

Desde el Programa Mundial de Alimentos trabajan de la mano con el Gobierno. Son 55 personas en Ecuador que brindan asistencia humanitaria, 750 en la región y más de 17 mil en el mundo. (I)