Lenín Moreno: “Yo no recibí un gobierno, recibí una emboscada”

El Presidente habló de los riesgos de la operación de la “izquierda antidemocrática” en la región.
02 de mayo de 2021 11:27

En una entrevista para El Mercurio de Chile, el presidente de la república, Lenín Moreno, se refirió a varios temas nacionales e internacionales.

En el texto, se hace alusión a la llegada del presidente Moreno a Carondelet en el 2017, una vez que ganara las elecciones presidenciales en el Ecuador. Entonces, su trabajo inició con el respaldo a investigaciones de hechos ocurridos en la administración del expresidente Correa.

Su labor continuó con el restablecimiento de relaciones internacionales y en el 2018 impulsó una consulta para revertir las principales medidas adoptadas en el gobierno de Rafael Correa.

A partir de esa acción, Moreno continuó con un liderazgo desapegado del correísmo.

El Presidente habló acerca de la disputa con Rafael Correa e invitó a los ciudadanos a implantar la idea de que “se puede derrotar al socialismo del siglo XXI de forma democrática”.

En el diálogo, Moreno analizó la gestión realizada durante su administración en el marco de la transición a un régimen democrático, que descarta al modelo del “Socialismo del Siglo XXI” que se consolidó en el país previo a su ascensión al cargo.

Este modelo que según el Mandatario, está orientado a la recuperación de la estabilidad económica, política, institucional y el respeto a los derechos humanos.

“Se puede derrotar al socialismo del siglo XXI de forma democrática. Es lo que hicimos aquí en Ecuador”, dijo el Moreno al referirse a la jornada electoral del pasado 11 de abril.

En este contexto, el Presidente se refirió al “peligro inmenso” que representan para la región las fuerzas de izquierda pues “no se conforman con hacer la ‘revolución’ en sus países, sino que tratan de exportarla porque quieren hacer una especie de tenaza sobre esos países que se comportan de manera democrática”, mencionó.

Frente a esto, el Primer Mandatario acotó que los grupos de izquierda que buscan la vigencia de regímenes gubernamentales están basados en una sola figura y sin respeto a los principios democráticos.

“Apenas alguien decide cambiar la situación de un país que estaba devastada su economía y la libertad conculcada, inmediatamente le echan mugre estos grupos de pseudointelectuales”, sentenció.

El Jefe de Estado afirmó que uno de los mecanismos más eficaces para irrumpir con estas tendencias autoritarias es garantizar procesos electorales transparentes y democráticos.

Y al referirse a las elecciones que se aproximan en varios países de la región dijo que “cada pueblo tiene derecho a escoger su destino, y si es que el pueblo escoge ese destino, pues tendrá que sufrir o gozar de las consecuencias”.
“Con las dictaduras no se dialoga, a las dictaduras se las derrota”, agregó.

Respecto al tema financiero y de comercio exterior el Presidente se refirió al ordenamiento de las finanzas públicas que debió realizar pues al asumir su mandato “nos encontramos con una deuda que se había sextuplicado de su valor inicial.

En este contexto detalló que el primer año el servicio de la deuda era el equivalente al presupuesto de salud, educación y la mitad del presupuesto de seguridad nacional, por lo que acotó "yo no recibí un gobierno, recibí una emboscada".

Ante la interrogante de que si el rompimiento con el correísmo habría marcado su mandato, Moreno afirmó “no es posible que nos acerquemos a países con los cuales no tenemos ninguna relación, como Bielorusia, Irán, Venezuela, que es una narcodictadura”.

Frente a estos desacuerdos con la línea política de Correa, un tipo de izquierda que representa la “antidemocracia” para Moreno, el Mandatario dejó claro que por el contrario él se orientaba a dialogar con actores políticos que le permitan establecer lazos importantes en ámbitos comerciales, por ejemplo, con Estados Unidos, China, países europeos.

Respecto a la base militar de EE.UU en Manta, agregó “se había expulsado a la base que lograba detectar narcotráfico. En esas condiciones había una relación muy fluida con la gente que hacía el narcotráfico”.

En cuanto a la migración venezolana, el Jefe de Estado explicó que la solución a dicha crisis sería derrotando la dictadura que rige en el vecino país, a través de elecciones libres.

Asimismo, frente a las protestas ocurridas de forma sincronizada Ecuador, Colombia y Chile en octubre de 2019, dijo que el financiamiento para desarrollar estos hechos vendría del narcotráfico.

El Mandatario finalizó la entrevista calificando la actual relación bilateral que mantiene con Chile como “excelente”, al igual que la existente con gobiernos de Paraguay, Uruguay, Colombia, Perú y Centroamérica.

Secretaría General de Comunicación de la Presidencia
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado